La reforma energética dará al país la competitividad que requiere el sector, pero se quedó corta en dos aspectos que son fundamentales: mantuvo a Petróleos Mexicanos (Pemex) dentro del presupuesto federal, por lo que su autonomía de inversión está completamente cercada, lo que la hará competir en condiciones desiguales, y faltó una reforma profunda al sistema recaudatorio que redujera la dependencia que tiene el país de la empresa, atándola a que entre más gana, menos recursos tiene.

Así lo expresó en entrevista con El Economista el que fuera director de la estatal y secretario de Energía, Jesús Reyes Heroles, para quien la aprobación de un nuevo régimen de mercado en todos los eslabones de las cadenas de hidrocarburos y electricidad fue un gran paso hacia la modernización del país, que no estará completa hasta que las empresas energéticas estatales tengan las mismas condiciones que sus competidores globales.

Era muy sencillo: si ya se modificó lo más importante (el 27 Constitucional) sólo faltaba que alguien tomara la decisión de dejar a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad fuera del presupuesto, con verdadera autonomía; en la reforma se consiguió lo más importante, romper el monopolio, esto sólo hubiera sido un pequeño paso más que quedó pendiente , aseguró Reyes Heroles.

En cuanto a la dependencia que mantienen las finanzas públicas de los ingresos por exportación de crudo que durante años ha sido de la tercera parte de la recaudación y hoy por los bajos precios internacionales del petróleo se ubica en 18% , el experto consideró que la situación no se podía mejorar en la reforma energética, sino que le sigue haciendo falta al país una verdadera reforma fiscal que analice a detalle las fuentes recaudatorias y regule la informalidad y el régimen tributario de todos los actores de la economía en el país.

Pemex y el STPRM

En cuanto a las negociaciones entre la dirección de Pemex y el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) para modificar el régimen de retiro implementando cuentas individuales con el fin de reducir el pasivo laboral de la empresa que supera 1.5 billones de pesos, Reyes Heroles consideró que todavía es necesario que la dirigencia del sindicato ofrezca flexibilidad absoluta para que los trabajadores se muevan entre los distintos centros de trabajo, lo que entonces permitiría eficiente su labor, con lo que se eliminaría la percepción de que Pemex tiene demasiados trabajadores, ya que hay ocupaciones para todos, todo el tiempo, sólo están mal distribuidos, en muchos casos como ocurre en las plantas cerradas o puestos administrativos , dijo.

Finalmente, Reyes Heroles consideró que los procesos licitatorios que se han llevado acabo hasta ahora, como las primeras fases de la Ronda Uno petrolera y el arranque de las subastas para adquisición de electricidad para el suministro básico, permiten el avance hacia un sector más moderno y competitivo.

[email protected]