El presidente Enrique Peña Nieto afirmó que la industria energética y su contribución al bienestar de México será un tema central en el debate público y que, en el contexto del proceso electoral en curso, habrá oportunidad de valorar distintas opciones.

“Las alternativas pasan por cancelar o preservar la libertad de los consumidores, de elegir entre distintas opciones; de regresar a un modelo cerrado o privilegiar la apertura y la competencia; o por obligar a Pemex a asumir riesgos excesivos, o permitirle asociarse con otras empresas, para seguir siendo la gran empresa petrolera de México”.

Durante el acto conmemorativo por el 80 aniversario de la expropiación petrolera, el titular del Ejecutivo federal dijo el pasado viernes: “En democracia, los mexicanos tendremos la oportunidad de comparar la consistencia y la congruencia de distintas propuestas políticas para el desarrollo del sector energético. Habremos de contrastar, en cada uno de los actores, las acciones con las posiciones de hoy Los dogmas del pasado con los postulados del presente”.

En los grandes momentos de la historia del país, aseguró, “fuimos capaces de transformar nuestras instituciones, para hacer realidad los ideales de nuestra sociedad.

“Así ocurrió con la independencia, que nos dio identidad y soberanía; con la reforma, que creó un régimen de libertades políticas y económicas fundamentales, y con la revolución, que consagró en nuestra ley suprema los ideales de igualdad y justicia social. Cada una de esas etapas fue un paso audaz hacia adelante. Fue una acción creativa, no una reacción destructiva. Fue una renovación de nuestras instituciones, no una restauración de prácticas y modelos superados”.

En su alocución, Peña Nieto informó que la reforma energética y las políticas públicas impulsadas durante su gobierno ya se reflejan en un desarrollo más dinámico del sector, vital para la economía nacional.

“El sector energético está atrayendo más inversiones que nunca. Al concluir este sexenio se habrán formalizado compromisos de inversión por 200,000 millones de dólares, que serán la base para el crecimiento de este sector en los próximos años”.

Dicho sector cuenta con un marco legal moderno, que alienta el desarrollo de sus industrias, detalló, porque la reforma constitucional aprobada en diciembre de 2013 introdujo cambios estructurales que impulsan a la industria petrolera en su conjunto, al tiempo que promueven la productividad y la competitividad de Petróleos Mexicanos (Pemex).

“Ahora, Pemex puede operar con una nueva visión y una nueva misión, lo que le permite orientar su actividad ya no solamente a la gestión de operaciones, sino a la generación de valor”.

Ello significa, precisó, que se permite la participación privada en todos los mercados de hidrocarburos, generando competencia, eficiencia e inversión, estimulando la productividad de Pemex.

[email protected]