En l a última década, el número de mexicanos empleados con las más bajas remuneraciones (no más de tres salarios mínimos) se incrementó 32% a 32.3 millones, mientras que el número de quienes tienen remuneraciones superiores a ese umbral cayó 23.9% a 10 millones, de acuerdo con estadísticas del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

Así, el número de trabajadores con sueldos de hasta tres salarios mínimos pasó de representar 55.4% a 61.9% de la población ocupada entre el 2006 y el 2016, en tanto que los empleados con remuneraciones de tres salarios mínimos en adelante representaron el año pasado sólo 19.3% de los asalariados, un descenso de más de 10 puntos porcentuales desde el nivel de 30% del 2006.

Bajo otra perspectiva, mientras que la población ocupada creció a un ritmo promedio anual de 1.7%, los asalariados con bajos sueldos crecieron más rápido: 2.7% los que percibieron hasta un salario mínimo, 4.2% de uno a dos y 1.6% de dos a tres salarios mínimos.

Por su parte, el número de trabajadores con sueldos de tres a cinco salarios mínimos y de aquéllos que ganan más de cinco salarios mínimos, se contrajo a ritmos de 1.4 y 4.9% cada año, respectivamente.

De acuerdo con información recabada por el Inegi en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), en el 2006 la fuerza laboral ocupada del México se componía por 43.9 millones de personas, mientras que una década después, esa cifra fue de 52.1 millones de personas, de las cuales la mayoría (61.9%) gana no más de 6,573 pesos al mes.

En lo que va del sexenio del presidente Enrique Peña, la tasa de desempleo ha tocado mínimos de más de una década, como el nivel de 3.5% desestacionalizado de marzo pasado.

Ello es consistente con la generación de empleo formal, que durante este sexenio ronda ya las 2.7 millones de plazas, el mayor nivel para cualquier período sexenal comparable.

No obstante, la tasa de condiciones críticas de ocupación, que mide la proporción de gente que está empleada con bajos salarios y con una disponibilidad para laborar más horas, también ha escalado más de dos puntos porcentuales, al pasar de 11.9% en marzo del 2013 a 14.1% durante el mismo mes del 2016.

[email protected]