Las transiciones laborales en el país no siempre traen ganancias para los trabajadores, pues más de la mitad, es decir 54.6% de los cambios reflejan una perdida en el salario o de beneficios, situación que se refleja en América Latina y el Caribe, en donde la rotación no siempre se traduce en una trayectoria ascendente.

Así lo refiere el análisis Empleos para crecer del Banco Interamericano de Desarrollo, en donde detalla que aun cuando la tasa agregada de desempleo es baja, las elevadas tasas de rotación laboral de la región hacen que muchos trabajadores pasen por el desempleo en un momento u otro, y ese paso implica en muchos casos pérdidas de ingresos y salarios con importantes costos de bienestar.

NOTICIA: Impulsan mayor empleo entre los jóvenes del país

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) indica que en México la tasa de desempleo en el mes de febrero se ubicó en 3.5%; y según el reporte trimestral al cierre de 2016 casi un millón de personas perdieron su empleo.

Es frecuente que el trabajador que pierde su empleo busque casi de manera inmediata un nuevo puesto de trabajo; y sucede que si no es el empleo que esperaba, en donde tenga un ingreso similar, termina por tomar empleos de menor nivel salarial o con menos prestaciones ante la necesidad de incorporarse de nueva cuenta el mercado de trabajo , comentó Victor Chávez, socio director de Grupo Human.

NOTICIA: Nuevo modelo educativo cubre demandas de empleadores

De acuerdo con el BID, al presentarse la rotación laboral los costos resultan particularmente elevados, debido a la escasa protección contra el desempleo y a las incipientes políticas activas de reinserción laboral que existen. Asimismo, la región se caracteriza por una baja acumulación de capital humano y una baja productividad en el trabajo. Todo esto conlleva costos de bienestar para las personas y costos económicos para las empresas y los países .

La realidad es que en América Latina y el Caribe, indica el análisis, México, el 54.6% pierde beneficios laborales y una reducción en el salario. En el caso de Argentina, solo un 45% de estos cambios hacen que el trabajador salga ganando.

abr