Las ventas de vehículos en los países de América Latina (AL) no tuvieron un comportamiento positivo en los cuatro primeros meses del año. Tras un sondeo elaborado por La República, que incluyó siete naciones de América Latina, la comercialización de carros cayó en la mayoría de los mercados, con excepción de Brasil.

En el primer cuatrimestre del 2019, Brasil vendió 839,532 unidades, esto es un incremento de 10% con relación a 762,800 vehículos comercializados en el mismo periodo del año pasado.

Oliverio García, presidente de Andemos, explicó que el positivo comportamiento de este país obedece a que en el transcurso del último año ha tenido una recuperación económica, tras haber pasado por cuatro años en los que su mercado cayó fuertemente.

“El crecimiento en las ventas se debe a que los índices de confianza y las variables económicas han mejorado, aunque aún está lejos de lograr las más de 3 millones de unidades nuevas que generaba años atrás”, afirmó García.

Son varias las razones internas y externas que han generado el decrecimiento en el número de automóviles 0 kilómetros en la región, pero una de las principales causas está relacionada con la guerra arancelaria entre Estados Unidos y China.

“El mercado suramericano se ha visto afectado por la incertidumbre global que generan las tensiones comerciales entre Estados Unidos, China y Europa. Eso afecta al consumidor, al crecimiento económico y a las ventas”, afirmó Felipe Muñoz, analista global de Jato.

El declive en el rendimiento comercial de vehículos nuevos ha dejado alarmantes cifras, como sucede en el caso de Argentina, que vio una reducción interanual de 50%, al pasar de 353,156 unidades vendidas en los primeros cuatro meses del año del 2018 a 176,596 vehículos en el mismo lapso de este año.

Para García, este comportamiento negativo del país austral obedece a cuestiones macroeconómicas, debido a la devaluación que ha presentado su moneda en el último año. El país que evidenció el segundo peor comportamiento de la región fue Perú, ya que sus ventas decrecieron 6.3%, al pasar de 59,936 vehículos comercializados en el primer cuatrimestre del 2018 a 56,170 carros en el mismo periodo del 2019. Además, fue el segundo país con menor número de ventas, después de Ecuador, que registró 42,222 unidades.

A pesar de que en los primeros cuatro meses del año las ventas interanuales de automóviles en Colombia cayeron 0.2%, éstas tuvieron un repunte en mayo tras la comercialización acumulada de 96,721 vehículos, que representó un leve aumento anual de 1.60 por ciento.

Según Muñoz, no se sabe cómo se comportará este mercado en lo que queda del año, debido a que la incertidumbre comercial se mantendrá hasta que no se resuelvan las tensiones arancelarias internacionales, que generarán una alta volatilidad en las tasas de cambio.