Con el objetivo de impulsar una correcta gestión de los residuos, a través de un modelo de economía circular, más de 60 empresas de la mano con asociaciones y cámaras firmaron el Acuerdo Nacional para la Nueva Economía del Plástico en México, impulsado por la fundación Ellen McArthury el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en el Senado de la República.

A través de un comunicado se detalló que la Industria Mexicana de Coca-Cola (IMCC) m, Arca Continental, Bepensa, Coca-Cola FEMSA, Jugos Del Valle–Santa Clara y la Asociación de Embotelladoras Mexicanas de Coca-Cola (ASCOCA). De igual forma sus plantas de reciclaje, PetStar, la más grande del mundo, e IMER, la primera construida en Latinoamérica, la asociación civil ECOCE y ANPRAC, buscan eliminar los plásticos de uso innecesario mediante la innovación y rediseño para convertir el desecho en plásticos reusables, reciclables, compostables o aprovechables.

En el acuerdo se destacan tres ambiciosas metas para para el 2030: que los empaques y envases sean reutilizables, reciclables, compostables o aprovechables al 100%; que la tasa de acopio esté conformada de 80% en PET y 45% en promedio de todos los plásticos y que el contenido de material reciclado de éstos sea de 30 por ciento.

"Lo que estamos haciendo hoy no es el límite, al contrario, es el material de base. A partir de nuestra Comisión y la alianza entre gobierno, industria e instituciones clave, vamos a poder evitar, juntos, la contaminación de nuestros ríos, mares, lagos, carreteras, a partir del mal uso del plástico”, reiteró el Senador Jorge Carlos Ramírez Marín.