Los establecimientos comerciales y empresas que deseen participar en el programa del Buen Fin 2020 pasarán por la lupa de las autoridades fiscales previo a su registro y deberán ser “palomeados” por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) al cumplir con sus obligaciones fiscales, de pagos y trámites en tiempo y forma, advirtió Jorge Eduardo Arreola Cavazos, Jefe de la Unidad de Competitividad y Competencia de la Secretaría de Economía.

En el marco del lanzamiento del portal digital de la Concanaco del Buen Fin 2020, el funcionario alertó a los empresarios que se solicitarán tres requisitos fiscales obligatorios: tener un registro federal de causantes válido, tener el buzón fiscal activado y tener la 32D, la opinión de cumplimiento de obligaciones positiva.

“El registro a diferencia de lo que ocurría antes del inicio de esta administración, solamente requería incorporar unos datos de identidad y con eso quedaban registrados. Ahora quiero pasarles el mensaje a todos, tengan la precaución de procurar registrarse con la mayor anterioridad posible porque desde el año pasado el registro al Buen Fin está sujeto al cumplimiento de tres requisitos de tipo fiscal”, expresó Arreola Cavazos.

Hay que tener cuidado, dijo el funcionario, porque es importante hacer el registro de la empresa al programa con anticipación, pues “les tiene que dar palomita el SAT y procede o no el registro. En caso de que no les palomee, tienen tiempo para acudir al SAT y regularizar su situación. Este tema no es de fiscalización, ni se puede utilizar para tales fines, solo se utiliza para ver quién entra o no al Buen Fin”, acotó.

José Manuel López, presidente de la Concanaco, dijo que se prevé el registro de 100,000 establecimientos al programa virtual del Buen Fin y prevén las ventas similares a las del 2019, por un valor a 118,000 millones de pesos.