En los últimos 12 años, las empresas mineras han invertido en México 51,106 millones de dólares que equivalen a la construcción de 5.6 nuevos aeropuertos como el que se edificará en Texcoco.

De acuerdo con la Cámara Minera de México (Camimex), tan sólo en 2017 la industria pagó por concepto de Impuesto Sobre la Renta (ISR) 28,805 millones de pesos a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la cual también registró 8,281 millones de pesos por concepto de ingresos no tributarios.

Mientras que el Fondo Minero para el Desarrollo Sustentable, en 2014 recaudó 2,589 millones de pesos, que se distribuyeron entre 199 municipios de 25 estados donde hay operaciones mineras.

En un comunicado, destacó que en 2015 el monto para el Fondo Minero ascendió a 2,662 millones pesos; en tanto, en 2016 recibió 2,700 millones de pesos.

Mientras que el año pasado, las mineras aportaron 4,206 millones de pesos para obras sociales e infraestructura productiva para los estados y municipios mineros.

“La situación difícil que ha enfrentado la minería fue causada principalmente por la caída de los precios de los metales en el mercado internacional y los nuevos gravámenes vigentes desde 2014. Sin embargo, las compañías han seguido invirtiendo, se han mantenido como importantes contribuyentes”, destacó.

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social, el empleo en la minería durante 2017 creció 4.8%, equivalente a 16,854 empleos nuevos, casi el doble de las plazas generadas en 2016, para alcanzar 371,556 empleos directos.

Por lo que más de dos millones 200,000 personas laboran de manera directa e indirecta en el sector y los salarios de los trabajadores de la industria minero-metalúrgica son 32% superiores al promedio nacional.