El cuidado del medio ambiente desde el punto de vista empresarial se convirtió en los últimos 15 años en uno de los temas favoritos de marketing para atraer clientes a uno de los ejes fundamentales que guían cualquier estrategia de responsabilidad empresarial, coincidieron encargados de estas áreas en compañías latinoamericanas.

A mediados de los años 90, las empresas comenzaron a hablar de la importancia de preservar el medio ambiente más como un movimiento de moda que como un verdadero compromiso; no fue hasta inicios del siglo XXI cuando comenzó a haber una conciencia real del cuidado del medio ambiente como una necesidad corporativa , explicó Alejandro Alonso, gerente de Responsabilidad Social Corporativa de Codere Argentina.

Fue gracias a la investigación realizada desde las universidades, así como a los esfuerzos de líderes mundiales en el tema ambiental, que éste logró situarse en las primeras preocupaciones de los gobiernos y convertirse en una demanda misma de la sociedad, lo que obligó a las empresas a involucrarse en la causa verde.

Se volvió una demanda desde los niños, a quienes les enseñan en su escuela a cuidar el ambiente; en las corporaciones, con los propios empleados que buscan participar como voluntarios; en la calle, con el vecino que critica al que tira basura , aseguró Alonso.

Para Marcella Lembert, vicepresidenta de Filantropía para América Latina de Bank of America-Merril Lynch (BofA-ML), el nivel de conciencia de las empresas en el tema ambiental ha llegado a ser tan fuerte que actualmente se ve mal que una compañía no esté haciendo acciones de este tipo .

María Eugenia Salas, gerente de Desarrollo e Innovaciones de Nuevos Productos de Helvex, opinó que actuar en favor del ambiente ya no es una opción sino una necesidad que cada vez asume mayor número de corporaciones.

Es una calificación no escrita que dan accionistas y proveedores y una exigencia de los mismos gobiernos; por ejemplo, en México tenemos la NOM que marca la cantidad máxima de litros que debe consumir una regadera , aseguró.

A lo largo del año, coincidieron, el pico de las acciones en favor del ambiente se registra en abril por el Mes de la Tierra, el cual arranca el 22 de marzo con el Día Mundial del Agua y concluye el 22 de abril, Día Mundial de la Tierra, aunque muchas empresas continúan sus acciones hasta finales de este mes.

El Economista se dio a la tarea de convocar a algunas empresas a que nos platicaran las acciones que realizan con motivo de estas fechas, sin pretender que se trate de un ejercicio exhaustivo y entendiendo que hay multitud de ejemplos que rebasan nuestra capacidad para consignarlos.

Entre las directrices que adoptan las compañías durante el Mes de la Tierra, destaca generar conciencia entre sus empleados con la realización de jornadas de limpieza o reforestación de sitios públicos, la difusión interna de los logros ambientales de la empresa y la invitación a minimizar el uso de recursos como papel, energía y agua.

GANATE UNA REGADERA ECOLÓGICA:

Calcula el ahorro de agua que tendrías utilizando la regadera ecológica Helvex, que consume 6 litros de agua por minuto, en lugar de una estándar, que consume 10 litros por minuto. Toma en cuenta una ducha diaria de 15 minutos para ti y, en su caso, cada uno de los integrantes de tu familia y dime:

  • ¿Cuántos litros de agua ahorrarían tu familia y tú en un día?
  • ¿Qué cantidad de litros economizarían en un mes?
  • ¿Cuántos litros dejarían de utilizar durante un año?

Los primeros cinco mails a [email protected] com.mx se llevan una regadera.

[email protected]

BVC