Tanto Televisa como Iusacell revisarán por separado el fallo emitido ayer por la Comisión Federal de Competencia (CFC), el cual condiciona la alianza entre ambas empresas a cuestiones particularmente relacionadas con los mercados de televisión abierta y restringida, para luego decidir si aceptarlo o impugnarlo.

Estamos muy preocupados porque las condiciones que tiene el fallo son muy duras, muy onerosas y muy complicadas , dijo Luis Niño de Rivera, vocero de Grupo Salinas, propietario de Iusacell.

El representante explicó que la mayoría de las condicionantes contenidas en el fallo de 600 páginas tiene que ver con la televisión abierta, un mercado que concierne sólo a Televisa.

Iusacell no participa ni quiere participar en televisión abierta. Y en esto, que es una inversión de Televisa en telefonía celular para competir con el gran monopolio que es Telcel, la CFC pone una gran cantidad de condiciones para la televisión abierta, cuando en realidad no tiene nada que ver , aseveró Niño de Rivera a El Economista.

No descartamos la impugnación, por supuesto, pero tenemos que conocer primero con mayor claridad las partes que tienen huecos o no están muy claras , enfatizó.

Paralelamente, Eduardo Ruiz Vega, director de Cumplimiento Regulatorio de Iusacell, coincidió en que el fallo para autorizar la concentración contiene más condiciones que las deseables y aseguró que además de la condición de que se cree una tercera cadena de televisión -proceso ajeno a los involucrados-, existen otras que deben calcularse con cuidado.

Una de ellas es que Iusacell sacará las manos completamente del servicio de cuádruple play, Totalplay, mismo que quedará en manos de Grupo Salinas exclusivamente, lo que podría ser impugnado puesto que existe un mercado de larga distancia por parte de Iusacell con contratos que traerían implicaciones legales si no se cumplen.

Por su parte, Televisa estableció en un comunicado que su Departamento Jurídico revisará la información para proceder en los tiempos establecidos por la ley.

OBSERVAN MATICES

En opinión del presidente de la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía de la Cámara de Diputados, Gerardo Flores, a pesar de la aprobación de la compra de Televisa de 50% de Iusacell –por 1,600 millones de dólares– es positiva, la condición de que se realice sólo si se crea una tercera cadena de televisión resta libertad a ambas empresas, ya que se trata de un factor que no depende de ellas.

Por su parte, el Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones se congratuló por la decisión de la CFC no obstante; lamentó que sean las empresas las que con base en alianzas sean las que tengan que actuar ante la incapacidad de las autoridades reguladoras para promover mejores condiciones de competencia en este mercado .

kgarcia@eleconomista.com.mx