A pesar de la actual incertidumbre, empresas instaladas en México preparan la cartera para continuar invirtiendo en el país, aunque sí muestran cautela con respecto a expandir sus operaciones en el extranjero, reveló la encuesta Perspectivas de la Alta Dirección en México 2017 de KPMG.

La consultora informó que 58% de los altos directivos de las empresas encuestadas planea expandir sus operaciones en alguna entidad del país dentro de los próximos tres años, un alza de tres puntos con respecto a los ánimos que mostraron los directivos en el 2016; siendo la zona del Bajío la que concentra el entusiasmo por crecer, apuntalando Querétaro con 26%, seguida de Jalisco (24%), Nuevo León (23%) y la Ciudad de México (21 por ciento).

Hay una gran incertidumbre, pero los empresarios no están actuando por sobrevivencia, están actuando para crecer, y para ello, la expansión se concentrará en la República Mexicana , apuntó Roberto Cabrera, socio líder nacional de asesoría de KMPG en México.

De los 868 directivos encuestados a nivel nacional, entre noviembre del 2016 y enero del 2017, 30% es de empresas de capital extranjero y 70% de capital nacional.

En cuanto a expandir sus operaciones a otros países en los próximos tres años, las compañías continuaron con su tendencia a la baja, siete puntos porcentuales menos desde el 2014, pues sólo 33% de los encuestados se muestra optimista, teniendo a Estados Unidos (34%) como principal mercado. En tanto, el interés en América Latina lo concentra Colombia con 24%, seguido de Perú (14%), Chile (13%), Guatemala y Argentina (11 por ciento). Uno de los factores por los que la Alta Dirección ve incertidumbre es el régimen fiscal pues 86% de los empresarios señaló que el régimen fiscal del país derivado de la Reforma Fiscal no promueve las inversiones; y 75% de los directivos se pronunció por una modificación para recaudar más con impuestos indirectos (IVA) que les permita contar con un régimen más claro, justo y transparente.

A lo anterior se suma que en abril se darán a conocer las reglas de las Zonas Económicas Especiales (ZEE), donde encontrar talento y la seguridad serán un reto, al momento de una inversión el atractivo fiscal puede ser muy grande, pero todo lo que está alrededor son temas de relevancia, como la seguridad, contratar la mano de obra que requiero y el traslado de la mercancía. Me parece que hay 118 empresas que ya están en proyectos con la Secretaria de Economía y la Autoridad Federal para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales con interés de invertir, hemos visto empresas principalmente del sector primario, pareciera que sí hay interés de inicio pero va a tomar tiempo , expresó Agustín Vargas, socio líder de impuestos corporativos de KMPG en México.

La incertidumbre en la IED

El flujo de Inversión Extranjera Directa (IED) en el país cerró en 26,738.6 millones de dólares en el 2016, una reducción anual de 5.8 por ciento.

Mientras no se quite la incertidumbre, ese es uno de los rubros (inversiones) que puede estar afectado, siendo los más afectados aquellos que estén fuertemente ligados al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), como automotriz y farmacéutico , comentó Cabrera.

El panorama de incertidumbre incluye la posible renegociación del TLCAN y la iniciativa de Reforma Fiscal que estará impulsando el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. La Reforma Fiscal en Estados Unidos va a cambiar forzosamente los modelos de negocio integrados de aquellos que ven a México como una salida o una puerta con Estados Unidos (...), donde lo que se ofrece es una extensión total para los exportadores de Estados Unidos, pero no les permite deducir las importaciones , concluyó Vargas.

maria.rodriguez@eleconomista.mx