Dado que los jornaleros agrícolas se han convertido en un foco de atención prioritaria para el tratado comercial de México con Estados Unidos y Canadá (T-MEC), empresarios del agro nacional presentaron un nuevo programa que busca establecer un esquema de trabajo digno para este sector de la población que suma 2.4 millones de trabajadores.

A través del Consejo Nacional Agropecuario (CNA) que preside Juan Cortina Gallardo se acordó presentar, ante las autoridades del gobierno federal, el Plan Nacional, “Por nuestros jornaleros agrícolas”, mediante el cual se propone realizar una labor interinstitucional y coordinada para atender las necesidades de esta población en los temas de empleo y trabajo digno, seguridad social, alimentación, educación, infraestructura y vivienda, cohesión social y atención médica.

En México existen 2.4 millones de jornaleros agrícolas, que con sus familias suman 8.5 millones de personas, quienes se ven obligados a emigrar y, en su arribo a las zonas de producción, pueden quedar expuestos a condiciones que mermen su calidad de vida y vulneren su integridad personal, además de la separación familiar.

En su momento, la secretaria de Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján, comentó que se tiene que redoblar esfuerzos en lo que respecta la identificación de prácticas ilegales en cadenas de suministro para ir mitigando cualquier tipo de riesgo, sobre todo en materia de trabajo forzoso, ya que es materia de estos tratados y es parte del acuerdo asumido con el gobierno de Estados Unidos y Canadá, incluso es en donde existen facultades para poder detener importaciones en caso de identificar alguno de estos comportamientos.

Eliminar trabajo forzoso

El CNA expuso que con la nueva estructura que se pretende implementar el objetivo es garantizar la seguridad social y el trabajo digno para todos los jornaleros, erradicar el trabajo forzoso e infantil, capacitar y certificar de habilidades laborales para el 100% de los jornaleros, asegurar el cumplimiento de sus derechos laborales y elevar su calidad de vida, entre otros.

También busca contemplar metas e indicadores sobre el mejoramiento de las condiciones laborales y de vida de los jornaleros agrícolas y sus familias, así como índices de desarrollo y bienestar.

El CNA ha trabajado en esquemas de certificación de responsabilidad social, como la Certificación de Empresa agrícola Responsable (CEAR) del Estándar DEAR T-MEC, que asegura el cumplimiento de obligaciones laborales como trabajo digno, condiciones de trabajo adecuadas y garantiza que no haya trabajo infantil, ni forzoso.

Alberto Alesi, especialistas en capital humano, comentó que del total de jornaleros que reporta el Inegi, 2.4 millones, un 20% del total son los que están formalmente empleados, “aún sigue representando un reto importante poder movernos hacia ese 80% la formalización de los jornaleros”.