En camino a la nueva normalidad en el país, las organizaciones deben conocer la salud de su empresa, y tener bien identificados a los colaboradores que se vuelven vulnerables de contagio al padecer alguna enfermedad crónico-degenerativa.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Salud, es fundamental que como parte de las medidas de protección para la población vulnerable en centros de trabajo ubicado en regiones designadas de alerta alta e intermedia, “se identifiquen a personas en situación de vulnerabilidad: mujeres embarazadas o lactando, personas con obesidad, personas adultas mayores de 60 años, personas que viven con diabetes e hipertensión descontroladas, VIH, cáncer, con discapacidades, trasplante, enfermedad hepática, pulmonar, así como trastornos neurológicos o del neurodesarrollo (epilepsia, accidentes vasculares, distrofia muscular, lesión de médula espinal”.

Sin embargo, especialistas en recursos humanos consideran que la aplicación de encuestas será fundamental para conocer la salud de su personal y establecer los lineamientos que deberá implementar cada organización.

En algunos de los casos se trata de actualizar la información, toda vez que desde la entrada de la Fase 2 de la pandemia, las empresas buscaron identificar a su plantilla laboral vulnerable y aplicar esquemas generalizados de home office.

No estamos por la apertura total, si no hay condiciones: CTM.

Al respecto, Patricio Flores, vocero de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) resaltó que la central obrera ya emitió unos lineamientos generales de cumplimiento que deben garantizar la seguridad de los trabajadores “y corresponderá a cada Sindicato vigilar que estos se cumplan”.

En ese sentido, comentó que “no estamos por la apertura total, aún es riesgoso, pese a ello, estamos siguiendo todas las indicaciones de las autoridades; pero es indispensable que sectores industriales como el textil, se cuiden mucho las cosas, porque “tradicionalmente ha habido imposiciones, y el trabajador no se queja por cuidar su empleo”.

Por su parte, Jorge Sales Boyoli, socio fundador del Bufete Sales Boyoli, expuso que hay una serie de afectación en la protección de datos, “las empresas tienen que modificar sus avisos de privacidad para tener acceso a información de datos sensibles. Existe un cambio de cultura en las compañías y tendrán que tomar en cuenta estas nuevas circunstancias”.

El reto para las empresas es salvar vidas y salvar empleos, pero justo por ello, “deben tomar con gran responsabilidad que se les ha trasladado en esta reactivación. Deben tener mucha prudencia”, apuntó el abogado laboralista.

[email protected]