Después de haber tocado sus mínimos históricos durante mayo, la confianza empresarial repuntó modestamente durante junio en los sectores manufacturero, constructor y comercio. 

Esta ligera recuperación en las expectativas del sector empresarial se alinea con el inicio de la reapertura de actividades económicas y sociales en algunas regiones del país. 

Aunque la confianza empresarial se recuperó ligeramente, se mantienen niveles significativamente bajos en el nivel de confianza para realizar inversiones; mientras que la economía nacional y privada dentro de un año es lo que más da confianza a los empresarios, de acuerdo con datos de la Encuesta Mensual de Opinión Empresarial (EMOE) de Inegi. 

Industria manufacturera, más optimista

En el sector manufacturero fue donde se recuperó de manera más pronunciada la confianza en la economía; de mayo a junio incrementó 3.1 puntos ubicándose en un umbral de 38.6 puntos.

Los empresarios manufactureros se muestran optimistas en que dentro de 12 meses la situación económica del país y de sus empresas será mejor que ahora. En estos rubros los aumentos fueron de 5.6 y 5.3 puntos respectivamente. 

Sus expectativas acerca de la producción y la capacidad utilizada de sus plantas mejoró significativamente respecto del mes pasado, con avances de 10.3 y 9.4 puntos en cada rubro. Mientras que las expectativas sobre poder invertir en maquinaria y equipo continúan bajando, se registró una baja mensual de 6.6 puntos en este componente.  

Empresas comerciales moderan su confianza

Por su parte dentro del sector comercio se mostraron mejoras importantes también en los niveles de confianza empresarial. El indicador general registró un avance de 1.4 puntos respecto de mayo, alcanzando un umbral de 38.2 puntos. 

Este repunte se dio principalmente porque mejoró significativamente la percepción de los empresarios respecto de la situación actual de sus empresas y la posibilidad de realizar inversiones; en estos componentes la confianza logró avances de 2.5 y 2.3 puntos respectivamente durante junio. Pese a la recuperación respecto de mayo, los niveles de confianza se mantienen significativamente bajos. 

Los empresarios comerciales mejoraron también sus expectativas respecto del nivel de compras, ventas e ingresos por comisión; con incrementos de 7.7, 5.7 y 5.4 puntos en comparación mensual. 

Constructoras se mantienen a la espera

En sector que prácticamente no movió sus expectativas fue el de la construcción, que ha experimentado una de las recesiones más importantes, debido a que previo a la pandemia ya presentaba una tendencia negativa.

De mayo a junio la confianza general de las constructoras avanzó apenas 0.3 puntos. Las mejoras se presentaron principalmente en la confianza en la situación actual y futura del país en donde se presentaron ligeros aumentos de 0.4 y 0.3 puntos. 

Dentro del sector constructor mejoró también la expectativa sobre el valor de sus obras, como contratistas principales y como subcontratistas, los avances fueron de 1.4 y 1.2 puntos respectivamente. 

En los tres sectores económicos los niveles generales se mantienen bajos e inferiores a sus umbrales de referencia (50 puntos), aunque sí se puede observar que la primera fase de reactivación dio un respiro a la confianza empresarial en México.

Durante junio se integraron, en gran parte del país, la industria manufacturera y la constructora a la lista de actividades esenciales que pueden operar durante cualquier color en el semáforo epidemiológico con las precauciones sanitarias. Por su parte, para el comercio se han ido flexibilizando las medidas a partir de finales de junio e inicios de julio.