Una empresa integrada por unos 600 inversionistas argentinos, mexicanos, españoles y uruguayos presentó al Poder Ejecutivo, el PIT-CNT y la Gremial Única del Taxi un proyecto para instalar en Uruguay una planta automotriz capaz de fabricar hasta 40,000 vehículos por año.

El Auto Popular Americano (APA) es el modelo que la automotriz de origen argentino Bravo Motors Company –depende del Grupo ArqBravo–, pretende fabricar en Uruguay a partir del primer semestre del 2014 con una inversión que estará entre los 120 y 130 millones de dólares.

La planta ocupará entre 1,000 y 1,200 trabajadores , informó a El Observador el gerente de operaciones de ArqBravo, Eduardo Muñoz.

El gerente dijo que la iniciativa ya fue elevada ante el director Nacional de Industrias, Sebastián Torres, y el titular de la Administración Nacional de Combustibles, Alcoholes y Portland (ANCAP), Raúl Sendic.

En ambos casos recibimos un apoyo total a nuestro proyecto , valoró el empresario. La empresa invitó a ANCAP para que tenga participación en el proyecto. Estamos en una primera etapa de negociaciones que debemos seguir conversando , acotó Muñoz, quien viajará e Estados Unidos para reunirse con autoridades del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para gestionar el financiamiento del proyecto.

El tipo de vehículo que Bravo Motors pretende fabricar en Uruguay es un prototipo que puede funcionar a Gas Natural Licuado (GNL), etanol, energía eléctrica o nafta. La compañía tiene en marcha un proyecto similar en California para producir el modelo APA.

Según explicó Muñoz, una de las ventajas del APA es que se adapta al cambio de la matriz energética que impulsa el gobierno uruguayo.

Un tanque de GNL permite una autonomía de 500 kilómetros. El precio del APA en Uruguay aún no está definido pero estará entre los 15,000 y 18,000 dólares .Según el inversionista 90% de los componentes del vehículo serán regionales.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica