Sao Paulo.- Una empresa metalúrgica en el estado de Sao Paulo cerró sus puertas y despidió a sus 770 trabajadores, que reclaman salarios y beneficios impagos, informaron fuentes sindicales.

Los ex trabajadores de la firma Metalúrgica de Tubos de Precisión (MTP) están acampando en las afueras de la planta en la ciudad de Guarulhos, en una medida de presión para exigir los pagos atrasados.

"Estamos haciendo una vigilia para evitar que retiren las maquinarias. No se han pagado salarios, planes de salud, alimentación ni vacaciones", dijo a la AFP Josinaldo José de Barros, vicepresidente del Sindicato de Trabajadores Metalúrgicos de Guarulhos.

De acuerdo al sindicato, la empresa está en un proceso de reestructuración judicial de su deuda, "pero nosotros creemos que va a cerrar" definitivamente, dijo De Barros.

La AFP contactó a la empresa pero no obtuvo respuesta hasta ahora sobre el cierre ni los despidos.

MTP es proveedora de la industria automotriz brasileña que, a su vez, enfrenta una severa crisis que en el 2014 llevó al recorte de 12,400 empleos tras anotar su menor producción en cinco años.

Además de un complejo escenario internacional, la industria enfrenta también la desaceleración de la economía brasileña, que en el 2014 creció apenas por encima de cero según varias estimaciones.

Brasil es el octavo productor mundial de coches detrás de China, Estados Unidos, Japón, Alemania, Corea del Sur, India y México.

Según el sindicato, no obstante, "la crisis es anterior" a las dificultades de la industria automotriz, "debido a la mala gestión que se arrastra hace años".

mac