La empresa argentina Electroingeniería fue la ganadora del concurso de precios que realizó la Administración Nacional de Usinas y Transmisiones Eléctricas (UTE) para construir la segunda central a ciclo combinado en Punta del Tigre, con una inversión que superará los 500 millones de dólares. Esta compañía ha sido objeto de varias denuncias en Argentina por distintos proyectos que ejecutó en las administraciones de gobierno de la familia Kirchner.

El director interino de UTE, Juan Gómez, indicó que el directorio decidió dar vista a las tres empresas que perdieron el llamado y que tendrán cinco días para elevar sus descargos.

Si no sucede nada fuera de lo normal, UTE tiene previsto adjudicar la obra este jueves en su sesión de directorio.

Electroingeniería fue la empresa que presentó el menor Índice Comparativo de Ofertas (ICO), 3.4% por debajo de la segunda empresa calificada, la coreana Hyundai. La empresa argentina propuso una inversión de 531 millones de dólares, un mantenimiento de la central que ronda los 15 millones, mientras que Hyundai cotizó 529 millones de inversión pero 28 millones de mantenimiento. En tercer lugar quedó la empresa italiana Ansaldo y cuarta la española Cobra (propiedad del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez).

Según explicó Gómez, la oferta de Electroingeniería se ajusta a los parámetros que definió UTE en el llamado. Además, la marca de los motores que presentó para construir la mayor obra pública de este período de gobierno, es Siemens, una empresa con trayectoria dentro del sector energético.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica