El empleo precario en el país reportó un incremento de 2.5 puntos porcentuales en el mes de septiembre, luego de que la tasa de condiciones críticas de ocupación pasara de un año a otro de 13.1% a 15.6% de la población ocupada.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el noveno mes del año, hay 8.4 millones de personas que tuvieron largas jornadas laborales y salarios bajos.

En ese sentido, en un año se sumaron 1.6 millones de personas cuyas condiciones van desde quienes trabajaron menos de 35 horas a la semana por razones ajenas a sus decisiones, más las que trabajaron más de 35 horas semanales con ingresos mensuales inferiores al salario mínimo y las que laboran más de 48 horas semanales ganando hasta dos salarios mínimos.

Por otra parte, el desempleo a nivel nacional se mantuvo en una tasa de 3.3% de la Población Económicamente Activa (PEA); mismo porcentaje al registrado en el mes previo, y mismo porcentaje comparado con el periodo del 2017, considerando datos ajustados por estacionalidad. “Por más baja que sea la tasa de desocupación, el crecimiento de la economía no podrá abandonar su ritmo inercial si más de la mitad de la población ocupada se encuentra en la informalidad, sector que resta productividad y castiga a los trabajadores privándolos de prestaciones significativas como el acceso a las instituciones de salud y fondos para el retiro”, refiere el análisis de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey sobre empleo precario.

Asimismo, agrega que la tarea pendiente no es generar la mayor cantidad de empleo en la historia de nuestro país, sino incrementar las fuentes de trabajo de calidad que se traduzcan en bienestar y desarrollo económico para la población. Por otra parte, el Inegi informó que la Tasa de Subocupación, considerada aquella en la que la población ocupada tiene la necesidad y disponibilidad de ofertar más tiempo de trabajo de lo que su ocupación actual le demanda, representó 6.7%. En su comparación anual, esta tasa fue inferior frente a la del mismo mes de 2017, que se ubicó en 7.7 por ciento.

Respecto a la informalidad, en septiembre se reportó en esta condición a 56.3% de la población ocupada, cifra inferior en 0.5 puntos respecto a la de igual mes del 2017.

[email protected]