La población ocupada tuvo un incremento de 56,303 personas durante mayo, la cifra más baja en los meses con recuperación de plazas después de la pérdida de más de 12 millones de puestos de trabajo a causa de la emergencia sanitaria por la Covid-19, de acuerdo con lo reportado por la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE). 

Tan sólo entre abril y marzo, 1.7 millones de personas se reincorporaron a una ocupación. De esta manera, el dato del mes de mayo implica una moderación en el ritmo de recuperación de empleo, aunque se mantiene la tendencia del avance en la formalidad. 

Los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) muestras también que esta ligera recuperación de la población ocupada estuvo acompañada de una nueva salida de personas de la fuerza laboral por primera vez en cuatro meses.

La población económicamente activa tuvo un descenso de 357,000 personas. 

La tasa de desocupación se ubicó en 4%, una reducción de 0.7 puntos respecto de lo reportado en abril, un comportamiento mejor del esperado por los analistas en este indicador, sin embargo, en gran parte se debe al aumento de los trabajadores inactivos, lo que sugiere que pocos fueron los que tuvieron éxito en su camino por encontrar un empleo. 

Al considerar la desocupación y la población inactiva disponible para laborar, la tasa de desempleo extendida se ubicó en mayo en 15.6%, frente al 15.9% observado el mes anterior.

 “Continuamos pensando que la pandemia sigue distorsionando las cifras. En este contexto —y contrario a nuestro pronóstico— la fuerza laboral presentó un ligero retroceso, posiblemente respondiendo a la fuerte alza del mes previo. Al interior, el total de desempleados cayó con más fuerza, posiblemente perdiendo algo de optimismo tras no conseguir un empleo el mes pasado”, expuso Juan Carlos Alderete, director de Análisis Económico de Banorte. 

A detalle, el crecimiento de la PNEA se concentró en mayor medida (204,899) en la población no disponible. Mientras tanto, en las filas de la población inactiva, pero disponible para trabajar si se presenta una oportunidad, se sumaron 152,262 personas.

“Si bien el aumento en la Población No Económicamente Activa disponible se puede interpretar como un efecto de desaliento en el mercado laboral, los resultados de la ENOE de mayo son positivos”, acotó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base.

El 96% de las nuevas ocupaciones en mayo se registraron en la formalidad, esto llevó a la tasa de informalidad laboral a una ligera reducción de 0.1 puntos respecto a abril, para ubicarse en un nivel de 55.5 por ciento. 

De los casi 12.5 millones de empleos que se congelaron en abril del año pasado debido a la suspensión de actividades económicas no esenciales por la pandemia, ya se ha recuperado 93.1% de las plazas y resta la reincorporación de 854,730 personas para llegar a los niveles de ocupación previos a la emergencia sanitaria.

Subocupación a la baja

La tasa de subocupación, que engloba a los trabajadores con necesidad y disponibilidad de ofrecer más horas de las que el mercado les ofrece, se ubicó en 12.9%, una disminución de 0.8 puntos con respecto a abril de 2021, lo que se traduce en una reducción de 400,000 personas en esta condición.

Aunque la subocupación retornó al descenso, aún permanece lejana al 9.1% reportado en marzo de 2020, antes del impacto inicial de la pandemia en el mercado de trabajo.

Debido a los descensos en la tasa de desocupación y subocupación, la brecha laboral, que engloba a ambos indicadores y a la población inactiva disponible, presentó un descenso drástico de 700,000 personas y se ubicó en un nivel de 26.4% de la fuerza laboral potencial, sumando cuatro meses al hilo con reducciones después del 31% observado en enero pasado.

“Al mes de mayo hay 4.59 millones de personas afectadas. En abril 2020 esta cifra era de 20.50 millones, así que, bajo esta medida, se puede hablar de un porcentaje de recuperación del 78% en el mercado laboral”, apuntó Gabriela Siller.

Por su parte, Juan Carlos Alderete opinó que el empleo mantendrá ganancias en los próximos meses, a pesar de algunos riesgos. “En nuestra opinión, los datos de los últimos meses han mostrado que el mercado laboral ha ganado dinamismo de la mano de una mejoría en la actividad. Seguimos esperando que la tasa tienda a la baja, cerrando 2021 alrededor de 4.0%, con noticias positivas adicionales en indicadores relacionados”, puntualizó.