La aerolínea Emirates ha prescindido de un 10% de sus efectivos debido a la pandemia de coronavirus, pero las supresiones de empleo podrían llegar al 15% de su plantilla, es decir unos 9,000 puestos de trabajo, dijo su presidente este sábado 11 de julio.

La mayor compañía aérea de Oriente Medio, que explota una flota de 270 grandes aeronaves, interrumpió sus actividades a finales de marzo debido a la epidemia del nuevo coronavirus.

Dos semanas después inició una actividad reducida y prevé viajar a 58 destinos hacia mediados de agosto, frente a los 157 a los que llegaba antes de la crisis sanitaria.

Su presidente, Tim Clark, había previsto con anterioridad que habría que esperar al menos cuatro años para recuperar "cierto nivel de normalidad".

Hasta ahora, Emirates no ha comunicado datos sobre las supresiones de empleo, aunque las últimas se produjeron la semana pasada.

Antes de la crisis, la empresa empleaba a unas 60,000 personas, entre ellas 4,300 pilotos y cerca de 22,000 miembros del personal de vuelo, según su informe anual.

En una entrevista con la BBC difundida el sábado, Clark indicó que su compañía había reducido ya en un 10% el personal. "Probablemente tendremos que despedir un poco más, quizá hasta el 15%", agregó.

Según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), las pérdidas de las compañías aéreas podrían superar los 84,000 millones de dólares (unos 74,300 millones de euros) este año, las más graves en la historia del sector.

La compañía con sede en Dubái había anunciado un aumento excepcional del 21% de sus beneficios anuales en marzo.

kg