Con el proceso electoral que estaremos viviendo durante las siguientes semanas y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), los directivos necesitan estar preparados para afrontar la nueva realidad económica derivada de estos acontecimientos que marcarán la agenda política y económica del país en los próximos años.

La incertidumbre generada por las elecciones presidenciales puede afectar las decisiones de gasto e inversión; y como consecuencia la actividad productiva de las empresas puede ser menos sólida. Por ello es necesario que las organizaciones desarrollen estrategias que les permitan afrontar los desafíos del mercado, considerando los factores macroeconómicos que pueden afectar sus futuras operaciones.

“El proceso electoral tendrá inminentes repercusiones en el panorama empresarial del próximo sexenio. Esto obliga a las empresas a brindar a sus colaboradores las herramientas de información necesarias para que puedan tomar una decisión más objetiva a la hora de emitir su voto. Es importante que estas acciones se lleven a cabo sin ejercer presión alguna sobre ellos e influir en su elección; considerando que nuestros colaboradores, como ciudadanos, tendrán un papel importante en las decisiones que habrán de definir la forma de Gobierno de nuestro país”, aseguró Eduardo Zelayaran, Director General de Grupo Human.

El también experto en temas relacionados a los derechos laborales en México destaca que este periodo brinda la oportunidad de cambiar el rumbo del país en materia política-económica, y las empresas que cuenten con capacidad de adaptación frente al nuevo escenario serán las que se mantengan competitivas.

Estos cambios obligan a las empresas a apostar por la innovación, para renovarse y continuar siendo relevantes frente al mercado, lo cual será posible con la creación de nuevos modelos de negocio que se incorporen a las tendencias de la industria. La generación de propuestas de valor brindará oportunidades de crecimiento para las organizaciones.

erp