La fabricante de aviones Boeing entregó durante el 2016 cerca de 660 aviones y quedaron lejos de los 1,000 que han llegado entregar en un año a sus clientes en todo el mundo, al principio de esta década. Estamos en un negocio cíclico, por el momento hay una demanda satisfecha, pero estimamos que en los siguientes cinco años retomaremos el buen ritmo, mientras tanto seguimos nuestra tarea de innovación , aseguró Van Rex Gallard, director para América Latina y el Caribe de la empresa.

La creación de nuevas aerolíneas de bajo costo en Sudamérica, siguiendo el modelo de Volaris o VivaAerobus, forma parte del crecimiento esperado.

El vicepresidente de Ventas para América Latina, el Caribe y África de la firma estadunidense dijo que, a pesar de la baja reportada, se debe recordar que Aeroméxico es punta de lanza en la región por operar sus equipos más modernos: Los Dreamliners, incluso fueron la primera aerolínea que les ha pedido uno con un diseño exterior con iconografía mexicana.

En entrevista, recordó que cada año hacen un estimado de transporte de pasajeros en todo el mundo y que la cifra actual plantea un incremento anual de 5% de aquí al 2037, mientras que en América Latina y Asia ronda en 7 por ciento.

Donde se perfilan los incrementos es claro que la clase media está creciendo mucho y aunque en algunos países el PIB no crece con fuerza no dejan de entrar aviones y eso genera oportunidades en el mediano plazo , agregó el directivo.

¿Qué presencia tiene Boeing a nivel mundial?

Diría que mínimo 70% de las aerolíneas tiene equipos Boeing. En el 2016 cumplimos 100 años de existencia y en América Latina las grandes aerolíneas como Aeroméxico, Copa, Gol, Avianca, LATAM y Aerolíneas Argentinas nos mantienen en la preferencia del sector.

¿Cómo se encuentra su ritmo de entregas y pedidos?

La meta de todo productor es poder vender tantos aviones como se fabrican, pero vemos que ahora no es tan fácil vender aviones como estamos entregando, porque entregamos hace seis años muchos aviones y la demanda actual no se ha comportado igual de positiva. Hemos tenido años de 1,000 aviones, pero este año fueron casi 660 aviones. Estimamos que en cinco años puede repuntar. El 2016 fue un tanto complicado.

Fue un año de pocas entregas, pero se está generando nueva demanda...

Sí, claro. Ahí está el potencial para vender y entregar más equipos. Sabemos que en Sudamérica (Perú, Argentina y Chile) están por lanzar nuevas aerolíneas que tienen como modelo a seguir el bajo costo que tienen algunas firmas en México y nuestros aviones son idóneos. Ya estamos trabajando con los emprendedores.

¿Cómo están viendo la competencia de los aviones fabricados en China?

Por ahora es un avión de consumo doméstico. No los estamos ignorando. Para ser exitoso tienes que andar con un poco de nervios, siempre andamos con los ojos pelados porque tenemos que seguir innovando nuestros productos para que bajen los costos de operación a las aerolíneas. La competencia es en innovación.

¿Qué significa México para Boeing?

Mucho, acá tenemos una gran cantidad de proveedores y los queremos hacer crecer. Hay mano de obra calificada que nos permite seguir nuestra innovación. En lo que se refiere a venta de equipos, es por demás destacada la inversión que hace el gobierno mexicano para construir un nuevo aeropuerto, lo que sin duda incrementará la demanda de equipos y nosotros estamos listos.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx