Juan de Villafranca, director Ejecutivo de la Asociación Mexicana de Laboratorios Farmacéuticos (Amelaf), sostuvo que, pese a los adeudos que hay con la industria, sobre todo del ISSSTE y de los estados, tiene mayor relevancia lo que viene, es decir, cómo serán las nuevas bases para la primera compra que corresponde a la presente administración.

En entrevista, De Villafranca explicó a El Economista que “el tema importante es cómo vendrán las nuevas bases (de licitación), cuyo tema clave es que haya un pago efectivo del gobierno a los laboratorios”.

La Amelaf representa a 40 laboratorios nacionales y abastece 50% de las piezas que se venden a gobierno.

Su director ejecutivo sostuvo que los laboratorios nacionales están comprometidos con el país, explicó que los pagos no pueden atrasarse más, “porque si el pago se retrasa, pueden poner en una situación conflictiva a los laboratorios de México. Si se van a seis meses, siete meses (de retraso en pagos), truenan, entonces ese es un punto muy importante. Lo del ISSSTE es un tema de la transición, así como con los estados, y que viene avanzado (...) Con el Seguro Social no hay problema, se ha pagado bien, pero es necesario empezar a ver hacia adelante, cómo vamos a cumplir para que haya medicamento de calidad a buenos precios”.

Explicó que en el sector se encuentran a la espera de las bases de licitación para el segundo semestre del 2019, y uno de los temas que tendrá que definir el gobierno federal es la logística y la manera en la que se entregarán los medicamentos, pues hay 800 puntos a donde se envían y se pretende que haya un sólo punto de entrega para evitar que haya intermediarios.