El impacto en las grandes empresas a partir de la interrupción de la actividad económica en China por el brote del coronavirus podría alimentar la incertidumbre en los inversionistas mundiales advirtió el Socio Director de PwC, Mauricio Hurtado de Mendoza.

Si bien se resolvió la tensión comercial mundial con la firma de la fase 1 del acuerdo entre Estados Unidos y China y con la ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), la irrupción del coronavirus y su potencial transmisión a otros países, podría tener un impacto económico que se verá reflejado en los planes futuros de los grandes líderes, consideró.

Entrevistado por El Economista tras presentar el Capítulo 1 de la Encuesta de PwC para CEO´s 2020, dice que los CEO's mexicanos de empresas globales sí mostraron incertidumbre y pesimismo acerca del lento crecimiento que mantiene la economía local, y a nivel global.

Los resultados de la Encuesta que aplicó PWC entre septiembre y octubre del 2019, lo confirman cuando 74% de ellos identificó como las dos principales preocupaciones para el resto del año, los conflictos comerciales, y la incertidumbre geopolítica, que señala el 71% de los líderes consultados.

Precisa que México fue desplazado del sitio 9 al 14 en las preferencias de los inversionistas mundiales al paso de un año, ante la incertidumbre generada por la tensión comercial entre Estados Unidos y China.

Evento que motivó un cambio de modelos de negocio hacia países alternos para sustituir cadenas de suministro y en esta sustitución de países, ganaron espacios Vietnam, Indonesia y Australia.

Cambios fiscales foco de riesgo

Al interior del capítulo México en la Encuesta de los CEO's, se observa que las áreas de mayor preocupación para los líderes mexicanos entrevistados se encuentran la regulación tributaria y la exposición a ciberataques.

De acuerdo con el socio director de PwC, para el ejercicio 2020, se aprobaron modificaciones fiscales que limitan, por ejemplo, los intereses sobre el exceso de utilidad fiscal ajustada y las que limitan las deducciones de intereses.

Estos cambios generan un  impacto en los modelos de negocios y en consecuencia es un factor de preocupación para el 68% de los líderes de negocios consultados.

“Este panorama fiscal supone un riesgo para las empresas pues si llegan a cometer algún error u omisión, influirá negativamente a sus operaciones. Los CEO's deberán prepararse para planear una transformación financiera que aporte nuevas capacidad de fiscalización para la compañía”.

Una foto del ánimo

La encuesta anual levantada por PwC, y respondida por los 1,581 CEO's del globo entre septiembre y octubre del 2019, por tanto, no alcanzó a captar el impacto de la ratificación en el Senado de Estados Unidos del Tratado de Comercio entre aquél país y Canadá (T-MEC) ni contempla el brote del coronavirus en China.

La encuesta de PwC se ha convertido en una especie de fotografía del ánimo que llevan los líderes de las empresas transnacionales al Foro de Davos, donde se pesentaron los resultados en enero, pero el día de hoy se presentó el capítulo para México.

Se trata de uno de los ejercicios más ilustrativos sobre el ánimo de los líderes de las empresas más grandes de operación mundial y por el tamaño de su responsabilidad, sería difícil un levantamiento en periodos menos largos.

[email protected]