El ahorro de dos años seguidos de 12% en la compra consolidada de medicamentos de todo el sistema salud (2014 y 2015) no se repitió en el 2016, ya que será de 8%, y esto obedece, de acuerdo con el director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), José Antonio González Anaya, a que se está acercando cada vez más al costo de producción de la medicina; aun así, dijo, ésta es la compra más grande del sector público por 48,000 millones de pesos y un ahorro acumulado en tres años por 10,863 millones de pesos.

No obstante, en la subasta del 2015 el presupuesto destinado a la compra de medicamento fue de 51,000 millones de pesos, cifra superior en 3,000 millones de pesos a la de este año.

En conferencia de prensa, acompañado por el director del ISSSTE, José Reyes Baeza, informó que en la compra correspondiente al 2016 participaron, además del ISSSTE e IMSS, las secretarías de Marina, Defensa Nacional, Petróleos Mexicanos, así como 18 entidades federativas y 17 institutos de la Secretaría de Salud, quienes adquirieron 1,760 claves y material de curación.

Tras informar que hubo dos participantes menos que en el 2015, detalló que los ahorros en las compras para el 2014 fueron por 3,751 millones de pesos; para el 2015, por 4,950, y para el 2016, se logró 2,521 millones de pesos.

Esta compra incrementó el número de licitaciones bajo la modalidad de subastas en reversa de siete a 10, y el número de claves licitadas mediante esta modalidad de 119 a 141 con respecto del 2014. Con ello, fue posible mejorar las condiciones de adquisición incrementando los ahorros que se destinaron a la compra de un mayor volumen de medicamentos para mejorar los niveles de abasto .

Cabe destacar que el ISSSTE se incorporó al esquema de compras anticipadas en el 2013; mientras que el IMSS inició con las licitaciones en reversa, para lograr ahorros, desde el 2009, y se fue fortaleciendo al sumar a más instituciones de salud.

Una de las situaciones que se han presentado con el proceso de compra es el incumplimiento de algunos proveedores; lo cual, explicó el director del IMSS, se soluciona de manera rápida lanzando nuevas licitaciones para evitar un posible desabasto de medicamentos.

Para el 2016, el número de claves fue ligeramente menor a las licitadas en el 2014, ya que en esa época se licitaron 1,800, y en este año serán 1,760.

[email protected]