Amsterdam, Holanda.- El turismo es importante para la economía de las naciones. Según WTTC, se generaron cerca 8.8 trillones de dólares a la economía mundial a partir de viajes en 2018. También es una industria que contribuye a la contaminación ambiental. El impacto humano en nuestro planeta es algo que se percibe en la vida cotidiana. Basta con ir a algún parque público y ver la basura acumulada; visitar una playa y ver plásticos desechables que perjudican la vida marítima, o mirar las noticias sobre los incendios en zonas como la Amazonia. 

El Príncipe Harry y diversas empresas líderes de la industria turística presentaron este martes el movimiento Travalyst, en Amsterdam, Holanda, que busca impulsar al turismo como una industria más sustentable medioambientalmente.

Esta iniciativa tiene la finalidad de transformar “el futuro de los viajes”, fomentando una responsabilidad compartida. Travalyst lanza un mensaje a los viajeros para que visiten los diferentes rincones del mundo de una manera consciente, la cual proteja tanto a las personas como a las ciudades, asegurando un futuro positivo para los destinos, las comunidades locales, y las futuras generaciones.

“El turismo es fundamental para abrir las mentes de las personas”, dijo el príncipe Harry.

Los turistas ya comienzan a tomar conciencia del daño que se ha generado en el planeta. Según la compañía de reservas turísticas Booking.com, 71% de los viajeros globales piensa que las agencias deberían ofrecer opciones de viaje más sostenibles.

Harry, duque de Sussex, dijo que viajar tiene el poder incomparable de abrir las mentes de las personas. Brinda nuevas experiencias y un profundo aprecio por lo que nuestro planeta ofrece. “A medida que crece el turismo, es importante acelerar la adopción de prácticas sostenibles en todo el mundo y equilibrar este crecimiento con las necesidades del medio ambiente y la población local”, dijo.

¿Cómo ser un catalizador para el cuidado del medio ambiente?

Travalyst recalca la importancia de eliminar cualquier plástico de un solo uso, así como reducir las emisiones de carbono asociadas con los viajes vía marítima, aérea y terrestre. Este movimiento global tiene en claro que el turismo es fundamental para acelerar el cambio.

Según la Organización Mundial del Turismo, 1,800 millones de viajes internacionales se realizarán anualmente en 2030, más del doble que en 2010. 57% de todos los viajes internacionales en 2030 incluirá destinos de mercados emergentes, lo cual equivale a 1,000 millones de llegadas de turistas internacionales.

Este movimiento no sólo pretende que las personas disfruten de las bellezas naturales y de la vida salvaje que nuestro planeta ofrece; también busca asegurarse que nuestra presencia como especie sea para el bien, protegiendo la vida de las plantas y los animales y conservando los recursos naturales.

El Economista viajó a Amsterdam para el lanzamiento de Travalyst por invitación de Booking.com, que cubrió los gastos relacionados con el vuelo y el hospedaje.