Tras ser aprobado el paquete de reformas estructurales, el sector industrial de México apuesta a que el 2014 será el año del despegue de la economía, que marcará el inicio de una fase caracterizada por la modernización y crecimiento acelerado e incluyente de la planta productiva nacional.

Francisco Funtanet, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin), dijo que la economía mundial acelerará progresivamente el paso en el 2014, lo que favorecerá la inversión productiva y el comercio internacional.

Para ello, solicitó al gobierno federal las reglas de operación de los programas gubernamentales a la brevedad, como son las bases de licitaciones, los convenios con los gobiernos estatales y el oportuno ejercicio de las inversiones para infraestructura, pues de eso depende, en buena medida, el apuntalamiento de la reactivación.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes anunció que licitará en el primer trimestre del año obras carreteras que, sumadas a las licitaciones de finales del 2013, representarán 60% del presupuesto anual para dicho rubro.

Para el líder de los industriales, aunque en el 2014 las condiciones han cambiado para bien, no dijo estamos exentos de riesgos y contratiempos que pueden obstaculizar el avance de la actividad económica, particularmente, en la primera mitad del año.

El impacto de las disposiciones fiscales sobre el gasto privado podría retardar la reactivación económica , tal es el caso del aumento de 11 a 16% del IVA en zonas fronterizas, a los impuestos aplicables a bebidas azucaradas (1 peso por litro), los aumentos a gasolinas y diésel.

También afectará agregó la eliminación de regímenes especiales para empresas: el esquema de consolidación y la depreciación acelerada para nuevas inversiones, entre otros, influirá sobre las decisiones de compra e inversión de consumidores y empresas, lo que impactará el comportamiento de la economía, a menos que el oportuno ejercicio del gasto público compense el ajuste esperado.

Francisco Funtanet puntualizó que las tareas que requieren atención inmediata son la reglamentación de las reformas, el combate a la informalidad, ejecución del gasto de inversión gubernamental, así como la consulta y el consenso entre autoridades y organismos de representación industrial para definir la nueva política industrial.

[email protected]