Es posible que las acciones de contención y recolección de sargazo por parte de los diferentes niveles de gobierno, sector privado y sociedad civil hayan sido efectivas y lograron mitigar los efectos negativos de esta macroalga en las costas mexicanas durante el año pasado, de acuerdo con el reporte “El riesgo del sargazo para la economía y turismo de Quintana Roo y México”, de BBVA Research.

Otro escenario es que posiblemente, hasta cierto nivel, el recale de sargazo haya sido un factor menor en la demanda turística de los destinos de playa de Quintana Roo.

“Los resultados de los análisis de variables económicas y de big data no parecen apoyar la hipótesis de una grave afectación al sector turístico derivado del recale de sargazo durante el 2019”, detalla el documento.

“En México, la llegada de sargazo a las playas de Quintana Roo ha generado mucha polémica, debido a sus posibles efectos económicos en el sector turismo. Mientras el gobierno federal piensa que es un problema menor, el gobierno y el sector privado de esta entidad federativa —cuyo mandatario es Carlos Joaquín González— consideran que es una problemática de gran trascendencia, con altos costos y pérdidas económicas”, agrega.

En el 2018, el sector turismo contribuyó con 8.7% del Producto Interno Bruto nacional y generó 2.3 millones de empleos directos; es decir, 6.0% del total de los trabajos remunerados del país. Es por ello, que el tema del sargazo se ha vuelto de gran interés en México en los últimos dos años.

[email protected]