Roberto Morales /  EL ECONOMISTA

China y Estados Unidos acordaron un plan para desmantelar en forma progresiva los aranceles que mutuamente se han aplicado en los últimos dos años, informó este jueves el ministerio de Comercio chino.

“Los líderes negociadores de ambas partes (...) acordaron retirar los aranceles adicionales por etapas, a medida que se hagan progresos para llegar a un acuerdo” final sobre el conflicto comercial, indicó el portavoz del ministerio, Gao Feng, en una rueda de prensa, informó la agencia AFP.

Según Larry Kudlow, asesor económico de la Casa Blanca, habrá acuerdos en materia de aranceles y concesiones.

A partir de septiembre del 2019, casi 70% del valor de las importaciones estadounidenses desde China se encuentra sometido a sobretasas arancelarias, cifra que supera en 11 puntos porcentuales la proporción de las importaciones chinas desde Estados Unidos que están en la misma condición.

Gao indicó que ambas partes han alcanzado un primer acuerdo que permitirá revertir aranceles mutuos “en la misma proporción y de manera simultánea”. Añadió que ésta es una “condición importante para alcanzar un acuerdo”.

El vicepresidente chino Liu He habló por teléfono el pasado viernes con el representante estadounidense de Comercio, Robert Lighthizer, y con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, una conversación “constructiva”, según ambas partes.

A la fecha, las tensiones comerciales entre las dos potencias han generado un entorno adverso para las cadenas globales de valor, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

En efecto, las empresas que participan en dichas cadenas se ven confrontadas con un cuadro de creciente incertidumbre sobre dónde producir, cuándo hacerlo y en qué países abastecerse de insumos, lo que a su vez impacta negativamente en sus decisiones de inversión.

En la víspera se informó que la reunión prevista entre los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y China, Xi Jinping, para firmar un acuerdo parcial que encauce el fin de la guerra comercial entre los dos países se retrasaría hasta diciembre del año en curso.

El 31 de octubre pasado, Trump informó que la Fase 1, un primer pacto comercial entre Estados Unidos y China, abarcará 60% del acuerdo total proyectado entre ambas potencias.

El pacto interino incluiría una promesa de Washington de eliminar los aranceles programados para el 15 de diciembre sobre importaciones chinas con valor de unos 156,000 millones de dólares, incluidos teléfonos celulares, computadoras portátiles y juguetes.

Una fuente informó previamente a Reuters que los negociadores chinos querían que Estados Unidos eliminara unas tarifas de 15% sobre productos chinos valorados en unos 125,000 millones de dólares que entraron en vigor el 1 de septiembre.

También han pedido que se modifiquen anteriores aranceles de25% sobre importaciones de productos por valor de 250,000 millones de dólares que van desde la maquinaria y los semiconductores a los muebles.

Pero un acuerdo entre Estados Unidos y China para revertir los aranceles existentes como parte de un acuerdo comercial de Fase 1 enfrenta una feroz oposición en la Casa Blanca y de parte de asesores externos, dijeron a Reuters múltiples fuentes familiarizadas con las conversaciones.

[email protected]

erp