Estados Unidos se retractó de una cláusula relacionada con la legislación Buy American Act, que da preferencia a productos estadounidenses en las compras gubernamentales.

Según la prensa canadiense, que cita fuentes anónimas, Estados Unidos desistió de esta demanda que habría limitado las capacidades de México y Canadá para presentar ofertas en proyectos de infraestructura del gobierno estadounidense.

Canadá y México, cada uno por igual, se han atribuido el mérito de que Estados Unidos decidiera quitar esta petición en la mesa de negociaciones para actualizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En las negociaciones, algunas partes interesadas de Estados Unidos sostuvieron que la contratación pública debería beneficiar principalmente a las industrias nacionales.

La Buy American Act de 1933, enmendada, limita la capacidad de las empresas extranjeras para ofertar por la adquisición de productos manufacturados y de construcción.

Las disposiciones estadounidenses comprenden, por ejemplo, proyectos de infraestructura que requieren compras gubernamentales de hierro, acero y productos manufacturados producidos en Estados Unidos.

Estas restricciones no se aplican a productos de países con los que Estados Unidos tiene tratados de libre comercio o países que pertenecen al Acuerdo sobre Contratación Pública (ACP) de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Estados Unidos y Canadá han puesto a disposición ciertas oportunidades de contratación pública mediante obligaciones similares en el ACP, mientras que México no es miembro de ese acuerdo.

Los partidarios de ampliar las oportunidades de contratación en los tratados de libre comercio argumentan que la naturaleza recíproca de las disposiciones en los acuerdos comerciales permite a las empresas estadounidenses acceder a oportunidades importantes del mercado de contratación pública en el extranjero.

El ACP es un acuerdo plurilateral que cuenta con 47 miembros de la OMC. Otros 32 miembros/observadores participan en el Comité de Contratación Pública como observadores.

La administración del presidente Donald Trump ha convertido en prioridad respaldar políticas fuertes de compra y contratación de estadounidenses en las compras gubernamentales.

[email protected]