El gobierno de Estados Unidos planteó que quiere establecer cupos de importación al acero y aluminio originarios de México, Canadá y la Unión Europea.

Tanto sus dos vecinos como el bloque europeo fueron nuevamente exentados de los aranceles estadounidenses sobre acero y aluminio durante los siguientes 30 días, hasta el 1 de junio.

“En todas estas negociaciones, la administración se centra en los cupos que restringirán las importaciones, evitarán el transbordo y protegerán la seguridad nacional”, dijo la Casa Blanca en un comunicado. La primera exención arancelaria expiró a la medianoche del martes.

Argentina, Brasil y Australia, otros tres socios comerciales a los que también se les había otorgado una exención temporal de los aranceles, estarán sujetos a los acuerdos de cupos en principio. Los detalles de los acuerdos alcanzados con esas tres naciones se ultimarán “en breve”, y los países seguirán exentos de aranceles hasta que se haga ese anuncio, dijo la Casa Blanca.

Estados Unidos impuso el 8 de marzo aranceles de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio, argumentando preocupaciones de seguridad nacional, y otorgó a 34 países exenciones, lo cual está ligado, para el caso de México y Canadá, al resultado del avance de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Sobre la nueva exclusión, Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, dijo que el gobierno mexicano no está en ninguna consideración de aceptar cupos en el comercio de acero y aluminio de América del Norte y añadió que “cualquier acción de Estados Unidos será claramente correspondida por la parte de México”. El funcionario comentó que México tiene instrumentos “muy fuertes” para impedir ser una puerta trasera a las importaciones de acero originario de Asia.

Canadá y México representaron respectivamente 17.9 y 8.6% de las importaciones de acero y 40.5 y 1.5% de las importaciones de aluminio de Estados Unidos en el año pasado. En el 2017, las importaciones estadounidenses de productos de acero y aluminio cubiertos por las tarifas de la Sección 232 ascendieron a 29,000 millones y 17,400 millones de dólares, respectivamente. En la última década, las importaciones de acero, por valor, han fluctuado significativamente y las importaciones de aluminio han aumentado constantemente.

rmorales@eleconomista.com.mx