Washington.- El rescate público del sector automotor durante la crisis de 2009 en Estados Unidos costará 3,300 millones de dólares más de lo previsto y ascenderá a 25,000 millones, indicó el Departamento del Tesoro en un informe al que tuvo acceso la AFP.

Según sus últimas estimaciones del mes de febrero, el Tesoro proyectaba que costo neto del plan sería de 21,700 millones de dólares para las arcas públicas.

En 2009, el gobierno de Obama ayudó a los grandes constructores de Detroit, el conglomerado General Motors (GM) y Chrysler, atribuladas por deudas y por los costos de las jubilaciones de su personal.

En ese marco, el gobierno inyectó un total de 81,000 millones de dólares en fondos públicos fueron en forma de préstamos o subvenciones para reestructurar y rescatar a Chrysler y a GM, que pasaron parcialmente a la órbita pública.

Desde entonces, el Tesoro ha recuperado una parte de estos fondos, ya sea en efectivo o mediante títulos de las empresas, pero espera que las pérdidas netas de la operación lleguen a los 25,000 millones de dólares, según el informe de seguimiento del programa de ayuda, que fue enviado este viernes al congreso.

klm