Washington, DC. Estados Unidos aprobó la posibilidad de que compañías privadas realicen alianzas con Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), sin que las primeras sean consideradas, por tal liga, como empresas comerciales del Estado, informó una fuente.

Estados Unidos desistió así de su propuesta de acotar a empresas que se asocien con Pemex o la CFE en el marco de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

La Representación Comercial de la Casa Blanca había propuesto bajar los umbrales para calificar como empresa comercial del Estado y, al mismo tiempo, que la definición fuera más amplia. De esa forma, por ejemplo, entraban en tal definición las compañías sobre las cuales Pemex tiene un control indirecto.

El gobierno de México rechazó la iniciativa estadounidense desde que fue presentada en la tercera ronda de negociaciones del TLCAN. Conforme avanzaron las conversaciones, sobre todo en la Ronda 5.5, se perfiló la opción de recurrir mejor a lo que se conoce como Acuerdo de Cooperación Conjunta.

La fuente describió este recurso como una alianza (joint venture) temporal, basada en un contrato. Por esa vía, en un dado caso, Pemex podría desarrollar Trion y traer, por contrato, a otras empresas, como Shell o Halliburton, para desarrollar ese campo, sin que estas últimas sean consideradas empresas productivas del Estado.

“No hay razón para meter al redil de empresa comercial del Estado a este consorcio que se armó para este proyecto en específico. Avanzamos mucho en la Ronda 5.5 y creemos que este asunto se resolverá”, comentó.

Tras la reforma energética en México, la petrolera egipcia Cheiron Holdings Limited, la australiana BHP Billiton y alemana DEA Deutsche han sido seleccionadas como socias de Pemex para explorar y extraer petróleo.

La misma fuente dijo que Estados Unidos trató de ir más allá en el tema de empresas comerciales de Estado en el TLCAN respecto a lo que se pactó en el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés), creando más restricciones para este tipo de compañías.

En el TPP, se acordó asegurar que las Empresas Propiedad del Estado (EPE) o monopolios designados no discriminen contra empresas, bienes y servicios de otros países Parte. Además, las naciones integrantes convinieron proporcionar jurisdicción a sus tribunales sobre actividades comerciales de las EPE extranjeras en su territorio, y asegurar que los órganos administrativos que regulan tanto a las EPE como a compañías privadas, lo hagan de manera imparcial.

En el caso de Vietnam, el TPP era necesario porque empresas estatales reciben subsidios en la industria textil. Los países integrantes acordaron no ocasionar efectos adversos a los intereses de otros países parte de este tratado, al proporcionar asistencia no comercial a las empresas públicas del Estado.

Las regulaciones del TPP podrían entrar en vigor si los 11 países integrantes, entre ellos México, Canadá y Japón, logran ultimar la negociación de ese acuerdo comercial sin Estados Unidos.

Balance de la Ronda 5.5 de la renegociación

  • De acuerdo con los negociadores mexicanos, hubo progresos en comercio digital, buenas prácticas regulatorias, empresas productivas del estado y obstáculos al comercio.
  • Los países socios acordaron prohibir los monopolios en el sector de telecomunicaciones y dieron su visto bueno al hecho de que el IFT regule las tarifas de interconexión.
  • México pidió mantener una cláusula de reglas de origen automotriz, con la cual se da mayor flexibilidad durante un quinquenio a las armadoras que lanzan un prototipo al mercado.
  • Se acordó armonizar los contenidos de sus respectivas ventanillas únicas de comercio exterior y hacer de la región un modelo mundial de facilitación comercial.
  • EU planteó una reforma radical al sistema de resolución de controversias del TLCAN.
  • Como parte de esta propuesta, busca que los paneles de controversia Inversionista-Estado se constituyan sólo cuando todas las partes involucradas en el conflicto estén de acuerdo.
  • El caso del Capítulo 19, en el cual se abordan los casos de prácticas desleales de comercio, por dumping o subsidios prohibidos, las resoluciones de los paneles no serían vinculantes.
  • EU pretende desaparecer el Capítulo 20 del actual TLCAN, en el que se regulan controversias Estado-Estado.

canadá y méxico difieren

EU pide a socios un “compromiso serio”

Washington, DC. México, Estados Unidos y Canadá difirieron sobre el ritmo de avance que se logró en la ronda 5.5 de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El pasado viernes, al término de las negociaciones, Estados Unidos afirmó que busca seriedad en las conversaciones para la actualización del TLCAN, en un lenguaje ambiguo y con un dejo de crítica.

Tal posicionamiento fue emitido por la Representación Comercial de la Casa Blanca (USTR, por su sigla en inglés), tras concluir siete días de negociaciones técnicas en Washington, DC, sin la presencia de Chrystia Freeland, ministra de Relaciones Exteriores de Canadá; Robert Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos, e Ildefonso Guajardo, secretario de Economía de México, ni de los viceministros de los tres países.

“Los negociadores completaron sustancialmente un anexo sectorial sobre estándares de eficiencia energética. Estados Unidos continúa buscando un compromiso serio y un progreso significativo en estas conversaciones para un TLCAN modernizado y reequilibrado”, dijo el USTR en un comunicado.

“México y Canadá han sido serios y estamos trabajando en una forma constructiva para avanzar”, respondió Steve Verheul, jefe negociador de Canadá, al salir del hotel sede de las negociaciones.

“Cada negociación necesita balances y nuestras prioridades son facilitar el comercio, eliminar las barreras y promover la competitividad”, dijo Kenneth Smith, jefe negociador de México, en su cuenta de Twitter.

El TLCAN entró en operación en enero de 1994, fecha a partir de la cual los tres países iniciaron un proceso de 14 años para eliminar gradualmente miles de barreras con miras a tener una integración regional. (Roberto Morales)

rmorales@eleconomista.com.mx