Estados Unidos ha presentado propuestas que no son operables como parte de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), de acuerdo con una fuente al tanto de las conversaciones.

El gobierno del presidente Donald Trump propuso que 40% del contenido de un automóvil se fabrique utilizando mano de obra pagada de 16 dólares o más por hora para tener derecho a ser exportado sin cobro de aranceles en el marco del TLCAN. Para una camioneta pick up, elevó el mismo tipo de requisito a 45 por ciento.

La fuente expuso que las empresas automotrices podrían esquivar este requerimiento con sólo pagar el arancel de 2.5% a las aduanas de Estados Unidos para introducir autos a ese país desde México o Canadá que no cumplan con el requisito de contenido de valor exigido en las reglas del origen del TLCAN.

Robert Lighthizer, representante comercial de la Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés); Ildefonso Guajardo, secretario de Economía de México, y Chrystia Freeland, ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, se reunirán este lunes en Washington, DC, para tratar avanzar en el cierre de las negociaciones del TLCAN actualizado.

En particular, las nuevas reglas que acordarían estos negociadores tratarían sobre los requisitos para que un auto nuevo no pague aranceles si se comercializa dentro de la región de América del Norte.

Pero al margen de esas reglas, la Organización Mundial de Comercio (OMC) permite exportar un auto de cualquiera de sus miembros al mercado de Estados Unidos si se paga un arancel de 2.5 por ciento. Para el caso de las camionetas pick up esa tarifa se eleva a 25 por ciento.

No obstante, el diario The Wall Street Journal indicó que la Administración del presidente Trump está ganando cierto apoyo de los fabricantes de autos de Estados Unidos para sus propuestas del TLC al incluir términos que favorecerían a los fabricantes estadounidenses frente a los rivales asiáticos y europeos que producen automóviles en el país, entre ellas el cumplimiento del umbral salarial.

El apoyo de Detroit podría ayudar a la administración a alcanzar su objetivo de concluir un acuerdo del TLC a mediados de mayo, lo que le permitiría impulsar el pacto a través del Congreso hacia fines de año, señaló la publicación.