Estados Unidos impuso el miércoles nuevas sanciones comerciales a Canadá, esta vez abarcando 10% del papel usado para libros y periódicos.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos aseguró la noche del martes que los fabricantes canadienses de papel para impresión recibían subsidios que les daban una injusta ventaja ante sus competidores estadounidenses.

La decisión es preliminar y, según el comunicado, otorga un alivio a los productores estadounidenses de los potenciales efectos distorsivos derivados de supuestos subsidios canadienses y, además, torna más soportable el precio para los consumidores domésticos.

Esta es la más reciente de la serie de acciones comerciales emprendidas por la administración del presidente Donald Trump y que ya incluyeron varias medidas contra Canadá y China.

El anuncio fue hecho en momentos en que se aproxima la sexta ronda de renegociación del Tratado del Libre Comercio norteamericano (TLCAN) que une a Estados Unidos, Canadá y México. Las nuevas discusiones se realizarán en Montreal a finales de mes.

La decisión preliminar sobre el papel impone a las compañías canadienses tarifas de exportación de entre 4.42% y 9.93%; esas exportaciones canadienses a Estados Unidos fueron por 1,270 millones de dólares en el 2016, según el Departamento de Comercio.

La decisión fue calificada como “injustificada” por Canadá.

“Estamos profundamente decepcionados con los injustificados derechos compensatorios aplicados”, dijeron en una nota conjunta la ministra canadiense de Exteriores, Chrystia Freeland, y el de Recursos Naturales, Tim Caer.

Advirtieron que cualquier gravamen “tendrá un impacto directo y negativo en los periódicos de Estados Unidos, especialmente en las pequeñas ciudades y pueblos, y generará pérdidas de empleo en el sector estadounidense de impresión”.

Una de las empresas más afectadas por esta medida será Corner Brook Pulp and Paper, ubicada en la provincia atlántica de Newfoundland and Labrador, cuyo 50% de su producción es exportado a Estados Unidos, es decir 120,000 toneladas al año, que alcanzan los 84 millones de dólares.

La decisión final del Departamento de Comercio será anunciada a finales de mayo y luego será examinada por la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos.

La investigación de Estados Unidos sobre esos subsidios se abrió por una denuncia de la empresa North Pacific Paper Company, la cual alegó que los productos canadienses son vendidos a precios entre 23.5 y 55% menores a los del mercado.

La administración de Trump ya impuso tarifas restrictivas a maderas canadienses y a piezas de aeronaves.

fustiga esquema antidumping

Canadá lleva a la OMC queja contra EU

Canadá presentó una queja de amplio alcance contra Estados Unidos, dijo el miércoles la Organización Mundial de Comercio (OMC), una disputa que Washington dijo que puede dañar los intereses de su socio en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y beneficiar a China.

Ottawa desafió en la OMC el uso que hace su vecino de los aranceles antisubsidios y contra la competencia desleal (dumping), citando casi 200 ejemplos de lo que considera malas prácticas de Estados Unidos, la mayoría relacionados con otros socios comerciales como China, India, Brasil y la Unión Europea.

“La nueva solicitud de consultas de Canadá en la OMC es un ataque amplio y equivocado contra el sistema de reparaciones comerciales de Estados Unidos”, dijo en un comunicado el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer.

“Incluso si Canadá tiene éxito en estos reclamos infundados, serían otros los países que se beneficiarían principalmente, no Canadá”, dijo. “La queja de Canadá es mala para Canadá”.

La demanda de 32 páginas criticó los detalles técnicos del reglamento de comercio de Estados Unidos, desde los controles de exportación hasta cómo se resuelven las decisiones divididas en la Comisión de Comercio Internacional del país.

La canciller canadiense, Chrystia Freeland, dijo que la acción legal es una respuesta a los “injustos e injustificados” aranceles de Estados Unidos contra los productores canadienses de madera blanda y parte de un “litigio más amplio” para defender los empleos forestales.

Según las reglas de la OMC, Estados Unidos tiene 60 días para tratar de resolver la demanda o Canadá, que envía 75% de sus exportaciones a Estados Unidos, puede pedir un dictamen de la OMC. (Reuters)