Tras el cierre de exportaciones de carne vacuna argentina, primero por 30 días y ahora con una medida extendida hasta fin de año pero flexibilizando un poco, con cupos para los embarques, está modificando el menú de oferentes en China, el mercado de más rápido crecimiento en volumen en los últimos años.

La mayor paradoja es que Estados Unidos se está quedando con parte del mercado que antes se abastecía desde Argentina y de Australia.  Así, mientras el Gobierno dice defender la producción y a los pequeños productores además de los consumidores locales, quien recoge los frutos del cierre de exportaciones es una potencia como Estados Unidos.

El Consorcio ABC de exportadores de carne vacuna señala que en abril y mayor "por primera vez las exportaciones cárnicas de Estados Unidos superaron a las de Australia. Esto se da en marco de la Fase Uno del nuevo Acuerdo Económico y Comercial entre Estados Unidos y China”. Según la consultora Meat and Livestock Australia, "con Argentina y Australia limitados por el acceso al mercado y otros exportadores ya fuertemente orientados a otros mercados, las importaciones de carne de vacuno de China pronto se encontrarán con limitaciones en la oferta".