El gobierno de Estados Unidos demandó al fabricante de dispositivos para automóviles EZ Lynk por vender decenas de miles de "dispositivos de desactivación" que permitían a los propietarios de automóviles y camiones desactivar los controles de emisiones computarizados de sus vehículos con solo presionar un botón. En una denuncia presentada, el Departamento de Justicia acusó a EZ Lynk de haber violado desde 2016 la Ley Federal de Aire Limpio.

“Los controles de emisiones en automóviles y camiones protegen al público de los efectos dañinos de la contaminación del aire”, dijo la fiscal federal Audrey Strauss en Manhattan. "EZ Lynk ha puesto en riesgo la salud pública al fabricar y vender dispositivos destinados a desactivar esos controles de emisiones".

La demanda busca sanciones civiles, incluidas multas diarias, por violaciones de la Ley de Aire Limpio y una orden judicial contra futuras ventas. Los conductores a veces pueden obtener una aceleración más rápida y una mejor economía de combustible mediante el uso de dispositivos de desactivación.