Estados Unidos considera subir a 25% los aranceles a importaciones chinas por 200,000 millones de dólares mientras presiona a Pekín para que cambie sus prácticas comerciales, confirmaron funcionarios estadounidenses.

El representante comercial, Robert Lighthizer, dijo que el presidente Donald Trump le pidió analizar el aumento arancelario hasta 25% desde el ya anunciado 10 por ciento.

“Hemos sido muy claros sobre los cambios específicos que China debería emprender. Lamentablemente, en vez de cambiar su dañina conducta, China aplica ilegalmente represalias contra los trabajadores, granjeros, hacendados y empresarios de Estados Unidos”, dijo Lighthizer.

Otros funcionarios desdeñaron versiones de que las medidas están pensadas para compensar la reciente depreciación de la moneda china, lo cual abarata las importaciones desde ese país.

El dólar, en cambio, se viene fortaleciendo desde abril mientras la Reserva Federal aumenta sus tasas de interés, lo cual despierta la avidez de los inversores por el billete verde.

“Es importante que los países eviten devaluar sus monedas con el propósito de mejorar la competitividad de sus exportaciones”, dijo un funcionario. “Sin embargo, yo no llegaría a la conclusión de que el anuncio que hacemos hoy esté directamente vinculado a esas prácticas (con la moneda)”, añadió.

Pekín refirió que estará listo para responder. “El chantaje y la presión de Estados Unidos nunca funcionará en China”, afirmó el portavoz de la cancillería Geng Shuang en una rueda de prensa previa al comunicado de Lighthizer. “Si Estados Unidos aplica medidas que lleven a una escalada de esta situación, seguramente tomaremos contramedidas para preservar nuestros legítimos derechos e intereses”.

Washington y Pekín están trenzados en una batalla comercial desde que Estados Unidos acusó a China de prácticas comerciales desleales y de robarle tecnología.

Soya baja en Chicago por disputa EU-China

Los futuros de soya bajaron con fuerza en el mercado de Chicago por temores a que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, proponga aranceles adicionales a importaciones de productos chinos, lo que hizo retroceder los precios desde máximos en seis semanas.

La caída de la soya se produjo luego del anuncio de la intención de EU de subir el arancel.