El Plan de Negocios 2019-2023 de Petróleos Mexicanos (Pemex) planteó 11 objetivos estratégicos en materia disciplina financiera, incorporación de reservas, incremento en la producción, seguridad industrial y del personal de la empresa e incluso fortalecimiento de la proveeduría nacional, entre los que destaca incrementar la producción de combustibles y petroquímicos, para lo cual, se prevé un incremento de 76% en la producción de gasolinas y de 85% en la producción de diésel únicamente con la entrada en operación de la refinería de Dos Bocas en 2022.

 

Con estrategias como ampliar la capacidad de refinación, incrementar la disponibilidad y, en su caso, diversificar las fuentes de materia prima para la producción de etileno y sus derivados y la cadena de aromáticos y fortalecer, bajo criterios de eficiencia, la producción de fertilizantes, se prevé llegar a 373,512 barriles diarios de gasolinas y a 257,133 barriles por día de diésel gracias a la incorporación de una capacidad de 340,000 barriles diarios en el proceso de crudo, como está definido con la entrada en operación de la refinería de Dos Bocas, Tabasco.

Pemex espera obtener una producción incremental de gasolinas de 162,000 barriles diarios, en contraste con los 211,512 barriles diarios que se producen hoy y en el caso del diésel, a los 139,133 barriles diarios se añadirían 118,000 barriles por día al 2023, sólo mediante la elaboración de la nueva refinería.

Lo anterior, sin contar la producción incremental que se obtendría en el sistema nacional de refinación si se pasa de la utilización actual de 35% a 90% de la capacidad, como ha planteado la secretaria de Energía, Rocío Nahle.

También en materia de Transformación Industrial, también se planteó la estrategia de dar viabilidad a largo plazo a la producción de los derivados del etano por medio de la adecuación de la infraestructura para aumentar la capacidad de envío, vaporización y almacenamiento de etano importado de la Terminal Refrigerada de Embarques de Etileno de Pajaritos (TREEP) y la posible utilización de materias primas alternas, dada la escasez de la producción nacional de etano y los compromisos contractuales existentes. Asimismo, se realizarán mejoras al tren de aromáticos de Cangrejera.

Toda vez que la producción de fertilizantes volvió a integrarse a la subsidiaria Transformación Industrial, el plan prevé además recuperar la capacidad de producción de amoniaco a través de la rehabilitación de la infraestructura de proceso que está fuera de operación y de gestión del suministro de materia prima.

En general, para fortalecer la situación financiera de la empresa se proponen estrategias como mantener un endeudamiento neto de cero en términos reales a lo largo de la administración, instrumentar esquemas de control y seguimiento a los ingresos y gastos de la empresa, mantener la disciplina financiera en el ejercicio de los presupuestos de operación e inversión con criterios de austeridad y diseñar e implementar esquemas de ejecución para atraer inversión privada.

[email protected]