El pleno del Senado de la República designó, por mayoría calificada de 79 votos, a Alfredo Domínguez Marrufo director general del nuevo Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL); acto seguido, rindió protesta legal de su nuevo cargo por seis años en el que podrá ser reelecto solamente por un periodo más.

Por Rafael Chong Flores y María Esther Ríos González, los otros integrantes de la terna de candidatos al cargo remitida por el presidente Andrés Manuel López Obrador, votaron solamente 12 y siete senadores, respectivamente.

Previo a la votación de la terna en urna transparente, senadores de las ocho fuerzas políticas representadas en la Cámara Alta (Morena, PAN, PRI, MC, PT, PVEM, PES y PRD) destacaron la calidad de sus integrantes.

El CFCRL es un organismo público descentralizado de la Administración Pública Federal, con personalidad jurídica y patrimonio propios, y con plena autonomía técnica, operativa, presupuestaria, de decisión y de gestión.

Patricia Mercado (MC) destacó que el nuevo director deberá “poner en práctica, en el día a día, los grandes postulados de la reforma laboral: la libertad sindical y la contratación colectiva.

“Eso significa, sobre todo, el fin de los contratos de protección en nuestro país que han llevado a la mayoría de las y los trabajadores a la precariedad laboral que hoy se vive y se profundiza’’.

Para Kenia López (PAN) en la actualidad, donde la situación de miles de trabajadores es incierta por la pandemia del coronavirus, se necesita de un organismo que no cargue con los vicios del antiguo sistema de conciliación, que poco velaba por los derechos laborales de los mexicanos.

“Uno de los retos con los que cuenta el nuevo organismo descentralizado es que no debe mostrar un ápice de subordinación a las presiones que seguramente recibirá de otros entes públicos”.

El nuevo centro será la instancia de conciliación en materia federal, tanto individual como colectiva; llevará el registro sindical y de los contratos colectivos a nivel nacional, y verificará los procedimientos de democracia sindical.

En enero pasado desaparecieron de manera formal las Juntas Federales de Conciliación y Arbitraje.

[email protected]