La tercera licitación de la Ronda Uno mexicana lleva 60 empresas, de las que dos terceras partes son mexicanas, que han iniciado el proceso de precalificación en el concurso por 25 licencias en campos terrestres en 744 kilómetros cuadrados ubicados en Nuevo León, Chiapas, Veracruz, Tabasco y Tamaulipas.

De éstas, 40 empresas son mexicanas o cuentan con capital mexicano, según la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH). En la contienda hay todavía cuatro empresas más que han pagado el acceso al cuarto de datos y un total de 84 empresas autorizadas para acceder a éste, ya que la publicación de la lista final de empresas precalificadas será el próximo 27 de noviembre, mientras que la publicación de las bases y contrato finales se realizará el 20 de noviembre.

Con requisitos más flexibles que en las fases anteriores, ya que las empresas no deben mostrar experiencia como empresa en campos similares sino comprobar experiencia mínima de 10 años de su personal gerencial con lo que se abre la puerta a firmas de reciente conformación que hayan contratado empleados específicamente para licitar estos contratos , además de la reducción de 200 a 5 millones de dólares de capital contable que las firmas deben demostrar para concursar, ya que son campos más pequeños, la participación para esta fase se conforma de empresas medianas y pequeñas, con poca participación de firmas que concursaron en las fases anteriores.

Entre las mexicanas que han participado en las dos licitaciones anteriores, destaca la presencia de Carso Oil and Gas, que ingresó al consorcio integrado por la estadounidense Talos Energy y la también mexicana Sierra Oil and Gas para la segunda fase; también está Grupo Diavaz, contratista de Pemex, que llegó casi al final de las dos primeras fases, pero en ninguna presentó ofertas.

Además, iniciaron ya el proceso de precalificación firmas mexicanas como la arrendadora de infraestructura de gran calado como plataformas, Grupo R, además de Química Apollo, con 40 años en el mercado de aditivos para la combustión en el país. También participa la filial de exploración y producción de hidrocarburos de Grupo Alfa, Newpek, que ha perforado más de 470 pozos y opera nueve plataformas y dos equipos de perforación hidráulica en la formación Eagle Ford del sur de Texas, donde extrae un promedio de 8,900 barriles de petróleo crudo equivalente.

El gobierno espera inversiones por hasta 620 millones de dólares por estas adjudicaciones. De los 25 campos, 21 son del tipo 1, con un volumen remanente de hidrocarburos líquidos menor a 100 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, y cuatro son de tipo 2, con un volumen mayor.

[email protected]