Dish México, filial de MVS Comunicaciones, no tendría objeción en que la Comisión Federal de Competencia (CFC) apruebe la fusión entre Televisa y Iusacell siempre y cuando hubiera un mercado de contenidos regulado.

El director de la empresa, Ernesto Vargas, enfatizó: si el mercado estuviera regulado en la parte de contenidos, con reglas claras y parejas no tendríamos objeción en que se apruebe la concentración .

Explicó que una regulación equitativa consistiría en el acceso de todos los sistemas de televisión restringida a las señales de televisión abierta en igualdad de condiciones, que se permita la producción independiente y que los eventos de interés nacional transmitidos en el medio abierto se puedan transmitir en los sistemas de televisión restringida.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) están frente a la posibilidad de regular el mercado y de no hacerlo la compra de 50% de las acciones de Iusacell por parte de Televisa derivará en la creación de un nuevo monopolio, indicó.

Vargas mencionó que Dish padece la "venta atada" de las señales abiertas que dominan Televisa y TV Azteca, por lo que sin condiciones de mercado equitativas será muy difícil competir, incluso la empresa correría el riesgo de desaparecer en un lapso de uno a tres años.

Subrayó que Televisa posee 70% del mercado de televisión abierta, 50% de la industria de televisión de paga, un par de hilos de fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad y adicional a ello se adjudicaría Total Play, de Iusacell.

"Así es muy difícilmente que podamos seguir compitiendo, vemos difícil la sobrevivencia de Dish, como le sucedió a DirecTV por el bloqueo de Televisa", sostuvo.

Televisa y Iusacell están a la espera de que la CFC resuelva sobre la solicitud que le hicieron para que apruebe su concentración a través de la adquisición de 50% de las acciones de la segunda por un monto de mil 565 millones de dólares en deuda convertible y 37.5 millones de dólares en capital.

klm