Caracas. El presidente venezolano, Hugo Chávez, debe prestar juramento para un nuevo mandato en menos de una semana y sus más cercanos aliados todavía no dicen lo que piensan hacer si el líder es incapaz de regresar de un hospital cubano a tomar posesión.

Chávez no ha sido visto desde su cirugía el 11 de diciembre y ha crecido la especulación de que su enfermedad podría estar llegando a su etapa final. El hermano mayor del Presidente, Adán, se unió esta semana a un desfile de visitantes en La Habana, mientras que el Vicepresidente aparentemente retrasó sus planes para volver a casa después de por lo menos dos visitas a Chávez.

El gobierno ha ofrecido pocos detalles pero describe la condición de Chávez, tras las complicaciones por una infección respiratoria, como delicada .

Su crisis ha planteado controvertidas interrogantes antes de su toma de posesión el 10 de enero, incluidas si ésta legalmente podía posponerse, si los jueces de la Suprema Corte podrían viajar a La Habana para implementar el juramento y, sobre todo, acerca de qué es lo que pasará si Chávez no puede comenzar su nuevo mandato.

Pero mientras que los aliados del Presidente parecen -hasta ahora- estar unidos, los analistas han especulado que las diferencias podrían surgir entre las facciones lideradas por Nicolás Maduro, el vicepresidente y sucesor elegido por Chávez, y Diosdado Cabello, el presidente de la Asamblea Nacional, que se cree ejerce el poder dentro del Ejército y quien asumiría temporalmente la Presidencia hasta que una nueva elección se lleve a cabo.

Cabello ha desestimado los rumores de cualquier discordia dentro del partido y el miércoles publicó un mensaje en Twitter en el que reafirmaba la voluntad inquebrantable de la unidad revolucionaria .

En otro expuso: Información para los jefes de la oposición venezolana, los chavistas tenemos muy claro lo que haremos, ocúpense de lo que harían ustedes .

Pero a partir ayer, los planes de los aliados de Chávez siguen siendo un misterio.

La Constitución venezolana indica que el juramento presidencial se debe tomar el 10 de enero ante la Asamblea Nacional y los funcionarios han planteado la posibilidad de que Chávez podría no estar lo suficientemente bien como para llevarla a cabo, sin manifestar qué pasará si no lo logra.

Chávez anunció, antes de su cuarta operación, que si su enfermedad le impedía continuar como Presidente, Maduro debía terminar su actual mandato y ser el candidato de su partido para que lo sustituya en una nueva elección.

Líderes de la oposición han afirmado que Chávez parece no estar en condiciones de continuar y han exigido que una nueva elección se realice si no se encuentra en Caracas el día de la inauguración.