El endeudamiento de algunos estados del país ha provocado el retraso de hasta dos años en el pago de obra a las micro y pequeñas empresas (Mipymes), deuda que asciende a aproximadamente 5,000 millones de pesos.

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Luis Zárate, dijo que aún no hay un registro de cuántas empresas han sido afectadas por esta situación, pero 93% de los afiliados a este organismo son Mipymes.

En conferencia de prensa, comentó que hay "estados que por temas de subejercicio presupuestal no le están pagando a nuestras empresas. Si no apoyamos a estas compañías pagándoles estamos en riego de que cierren comercios de la construcción y se provoque el desempleo".

Reiteró que la situación es "grave", ya que existe el riesgo de provocar el cierre de 2,000 microempresas, provocando la pérdida de empleos y un crecimiento más lento. "Seguiríamos avanzando, pero nuevamente con candados".

Actualmente los constructores reciben un pago 120 días después de haber iniciado los trabajos, cuando lo más conveniente es que sea los primeros 30 días.

El dirigente de la CMIC explicó que para resarcir este problema es necesario que se realicen modificaciones a la Ley de Obra Pública, en donde se debe de reglamentar el pago, a la par que la industria realice compromisos para llegar a cabo los proyectos.

"Si la Ley de Obra Pública con sus modificaciones no va de la mano con la de Responsabilidades de Funcionarios Públicos, nuevamente vamos a crear candados".

En este sentido, adelantó que en la primera semana de febrero, la CMIC se reunirá con los integrantes de la Comisión de Infraestructura de la Cámara de Diputados para analizar cambios a dicha ley.

klm