Mazatlán, Sin. El presidente de la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero), Sergio Allard, reiteró que la decisión de construir el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) se tomó luego de una larga discusión técnica con expertos en el tema, por lo que no se debe cuestionar políticamente su desarrollo y es evidente la importancia que tiene para la economía del país.

“No es un asunto político. Respetamos mucho las campañas electorales y los tiempos electorales, pero respetamos también a nuestra industria por el crecimiento  que tiene, por la generación de buenos empleos y la contribución que hace al turismo y a la competitividad de México. Los partidos políticos pueden decir lo que quieran, pero nosotros somos los especialistas en la industria de la aviación”, comentó.

Además, se manifestó a favor de la transparencia de las licitaciones que se han realizado y que se revise lo que se deba revisar, pero que eso no implique parar la construcción.

En rueda de prensa, como parte de las actividades del Tianguis Turístico, el representante empresarial insistió en que detener la obra sería algo catastrófico para el turismo mexicano, entre otras cosas, porque afectaría la conectividad dentro y fuera del país, aislando destinos como Huatulco, Saltillo, Colima o Poza Rica. Dejó en claro que el interés del sector es seguir buscando competitividad y entre los principales retos para que eso ocurra está mejorar la infraestructura aeroportuaria.

“Estamos en tendencia creciente de pasajeros, de casi 50 millones que había en el 2010 pasamos a 90 millones el año pasado. Para seguir creciendo y tener el índice de la industria de 1.57 viajes per cápita hay que atender temas como el de la nueva terminal”, puntualizó.