El Contrato Colectivo de Trabajo 2011-2013 firmado por Petróleos Mexicanos y por el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) establece en su cláusula 251: El patrón (la paraestatal) pagará los salarios y prestaciones, viáticos, ayuda para transporte y gastos conexos foráneos a 68 funcionarios del Comité Ejecutivo General que incluye asesores sindicales y Consejo General de Vigilancia, cinco consejeros sindicales, 89 integrantes de las comisiones nacionales mixtas señaladas en este contrato, 159 comisionados nacionales y 12 comisionados adscritos directamente a las órdenes del Secretario General del STPRM .

Agrega que también pagará salarios y prestaciones, viáticos, ayuda para transporte y gastos conexos locales a otros comisionados y funcionarios sindicales seccionales.

A los 36 secretarios generales de los comités ejecutivos locales y a los representantes de las secciones 1 y 10 de la rama marina, que en función a su cargo se encuentran comisionados en puertos marítimos diferentes de su centro de adscripción, se les otorga el pago de salarios y prestaciones, viáticos, ayuda para transporte y gastos conexos foráneos .

La misma cláusula indica que el patrón pagará sueldos, gastos y pasaje redondo a los funcionarios sindicales de los ejecutivos locales o a las personas designadas por las asambleas cuando asistan a las convenciones general o extraordinarias que sean convocadas por el sindicato. El patrón cubrirá al Comité Ejecutivo General la cantidad de 2 millones 505,967.40 pesos mensuales para gastos de viaje de sus integrantes .

El capítulo XX del CCT 2011-2013 hace referencia al apoyo que Pemex debe otorgar al STPRM para el establecimiento de bibliotecas, lugares de recreo, fomento de bandas de música y deportes.

El dinero es para la pachanga

Mario Galicia, jubilado de Petróleos Mexicanos (Pemex) y actual coordinador colegiado del Comité Nacional de Estudios de la Energía, considera incluso que la cifra revelada es baja, además de que expresa que sólo una mínima parte del monto beneficia en realidad a los trabajadores petroleros.

Dice, por ejemplo, que aunque sí se han realizado los festejos por la expropiación petrolera y los desfiles del 1 de mayo, éstos son ya muy específicos y han perdido el espíritu de la lucha laboral.

Opina que sólo se han convertido en días de asueto y pachangas que no justifican los millonarios montos que se dan para ello.

Sí van. Les regalan sus chamarritas, sus playeras y su cachuchita. Simple y sencillamente, protocolo. Es para cumplir. Ellos temprano van, tocan base y ahí terminó: un pequeño discurso y vámonos caminando. Y después en muchas secciones, como en el Distrito Federal, de regreso del desfile los invitan a comer, a los tragos..., no lo ven como un desfile obrero sino como un día de asueto, de pachanga , indica.

Respecto de la ayuda de gastos de contratación derivados de las revisiones anuales del CCT, Galicia explica que ello representa que Pemex debe solventar los gastos de transporte y hospedaje de las comisiones que acudan a las reuniones en las que se aborde el tema precisamente.

Debería haber una transparencia, cada festejo o cada año. Pero por eso hoy no se quiere tocar a los sindicatos, quieren seguir impunes , comenta el especialista.