Durante marzo, el primer mes con Covid-19 en México, se registraron modestos cambios dentro del mercado laboral. Pese a la contingencia y la pérdida de empleos formales anunciada por la Secretaría de Trabajo, la tasa de desocupación y la de informalidad registraron ligeras bajas acompañadas de una caída en la tasa de participación laboral. 

El desempleo y la informalidad cayeron 0.4% sólo de febrero a marzo, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía). Estos resultados se alinean con la reducción, también de 0.4%, en la tasa de participación, que expresa el porcentaje de la población mayor de 15 años que es económicamente activa. 

De acuerdo con las cifras reportadas, la tasa de desocupación pasó de 3.7% en febrero a 3.3% en marzo, mientras que la tasa de informalidad laboral de 56.2% a 55.8 por ciento. Por su parte, la población económicamente activa pasó de 60.5 a 60.1 por ciento.

A escala nacional la tasa de desocupación se ubicó en 3.2% para la población masculina y 3.3% para la femenina. En las regiones urbanas el nivel de desocupación es más pronunciada, la tasa para los hombres asciende a 4.2% mientras que para las mujeres se ubica en 4.0 por ciento. 

En contraparte, el indicador que sí mostró un incremento modesto (0.1%) en comparación con febrero es el de la subocupación, condición en la que se encuentra el 9.3% de los trabajadores. Esta situación contempla a todos los trabajadores que buscan una ocupación adicional a la que tienen por cuestiones económicas o de tiempo. 

El subgobernador del Banco de México, Jonathan Heath, expresó en su cuenta de Twitter que el indicador que evalúa el comportamiento de la población subocupada es el que mejor refleja la situación laboral en el país en medio de la emergencia sanitaria.

Durante este primer mes de contingencia por la pandemia del Covid-19 las disparidades laborales entre regiones persisten. Las regiones más urbanizadas y las ciudades más pobladas y económicamente relevantes son las que presentan mayores niveles de desempleo.

Tabasco fue la entidad con mayor desocupación, le siguieron el Estado de México, la Ciudad de México, Coahuila y Sonora. Todas estas entidades presentan tasas de desocupación significativamente superiores a la media (3.3%) y por encima del 4.4 por ciento.

La composición del mercado laboral persiste, la mayoría (69.5%) de los ocupados son trabajadores asalariados y remunerados. El 21.6% se emplean por cuenta propia, sólo el 5.1% brindan empleos a otros y el 3.8% son trabajadores no remunerados. 

Los resultados de la ENOE para marzo del 2020 se alinean con las alertas y preocupaciones sobre la pérdida de empleos formales, la desprotección y bajos ingresos en el sector informal y la dificultad de las micro y pequeñas empresas para sostener un tiempo prolongado de paro de actividades

Por la contingencia y siguiendo la normativa implementada por las autoridades sanitarias, el Inegi anexa en su reporte la suspensión temporal del proyecto estadístico ENOE, que implicaba contacto físico con los encuestados.

Anunció que a partir del 31 de marzo no se levanta este y otros proyectos se encuentran pausados y agregó que “en fecha próxima, el Inegi comunicará los ajustes al calendario de difusión y los cambios que registrarán algunos de sus programas de información, incluida la ENOE”.

El presidente del Inegi, Julio Santaella, acotó también en su cuenta de Twitter, que las cifras a marzo no se vieron afectadas por la suspensión de las encuestas en hogares; "el levantamiento procedió de manera normal y sin contratiempos", dijo.