Durante abril pasado se reportó un ligero incremento en la tasa de desocupación en el país, al ubicarse en 3.4% de la Población Económicamente Activa (PEA), que en comparación con el mes anterior está por arriba 0.1 puntos porcentuales, de tal manera que hay 1 millón 856,000 trabajadores sin empleo, según cifras desestacionalizadas y que marcan a abril dentro de los meses con menor desempleo desde el 2012.

La desocupación en los hombres aumentó de 3.2% en marzo a 3.4% en abril de este año y en las mujeres subió de 3.3 a 3.4% en igual lapso. En tanto, las condiciones críticas en las que se emplean los trabajadores en el país van en aumento; pues en el 2017 se reportaba que 12.5% se encontraban percibiendo un salario, incluso menor al mínimo, o con jornadas laborales muy amplias; mientras que en abril del 2018 esa cifra se incrementó a 14.6 por ciento.

“El gran pendiente que tenemos en el mercado laboral es la calidad. Es posible que se sacrifique empleo por salario, pero, debemos trabajar en una mayor capacitación, y vincular los salarios con la productividad, ése es un tema que debe comprometer a las organizaciones”, dijo Víctor Chávez Montes de Oca, socio director de Grupo Human.

De acuerdo con el reporte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, 83% de las personas que no cuentan con un empleo tienen el mayor nivel de instrucción educativa, mientras que 16.2% de los desocupados no contaba con estudios completos de secundaria. Detalló que abril también marcó un ligero descenso en la subocupación, la cual se ubica en 6.9%; mientras que el mes anterior estaba en 7.4% y en el mismo mes del 2017 se ubicó en 7.2 por ciento.

Cabe señalar que la subocupación ubica a las personas que tiene la necesidad y disponibilidad de ofertar más tiempo de trabajo de lo que su ocupación actual le demanda; ahí se encuentran 3.6 millones de trabajadores en el país; de los cuales 65.2% tienen el mayor nivel educativo y 34.7% no concluyó la secundaria.

“La tasa de desocupación relativamente baja también implica desequilibrios significativos en términos de la mala calidad de los salarios, y en que la mayor parte de las oportunidades se genera en la informalidad”, comentó José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico.

[email protected]