Petrobras no contempla inversiones ni asociaciones con Petróleos Mexicanos (Pemex) por lo menos en los próximos cinco años, reveló un asesor de la petrolera brasileña, quien explicó que los contratos por servicios y de bajo riesgo en México no resultan atractivos para la empresa, la cual enfocará, además, todos sus esfuerzos en el desarrollo de campos en Brasil, principalmente en el área del Presal.

El año pasado se habló de pláticas entre Pemex y Petrobras que, mencionó entonces el director de la paraestatal mexicana, Juan José Suárez Coppel, iban enfocadas en iniciar exploraciones conjuntas en el Golfo de México y en que la brasileña aumentara su participación en las operaciones de México; sin embargo, se ha observado que en los nueve contratos integrales que Pemex ha adjudicado a la IP, la brasileña no ha participado siquiera en la compra de bases de licitación.

A nosotros nos interesan los contratos de riesgo justo por la compensación que tienen y, claro, para una compañía menor, que esté con pocas reservas o una base técnica sedentaria, sí le puede interesar el contrato de servicios, pero ése no es el caso de Petrobras y en ese ambiente yo no tengo conocimiento de algún contrato de largo alcance en México , comentó el asesor de Petrobras a El Economista.

En el país, Petrobras cuenta únicamente con un contrato de servicios múltiples para explotación del bloque gasero Cuervito,en la Cuenca de Burgos, mismo que inició en el 2004 con una vigencia de 15 años y en el que participa en consorcio con la japonesa Teikoku Oil y la mexicana D&S Petroleum.

ESFUERZOS HACIA ADENTRO

Además, explicó el asesor cercano a la firma brasileña, el presupuesto de inversión de Petrobras afuera de Brasil se ha reducido considerablemente desde el 2010 y para los próximos cinco años será de sólo 0.4% del presupuesto total de la empresa, que cuenta con recursos aprobado de 225 millones de dólares para los próximos cinco años, mientras que para proyectos fuera de Brasil se contará con sólo 1,000 millones.

La verdad es que tenemos las manos llenas en Brasil y el Presal nos ha obligado a cambiar el rumbo de inversión , aseveró.

La meta que ha anunciado la brasileña en este conjunto aguas afuera, con profundidades de hasta 7,000 metros por debajo de capas salinas y con reservas probadas de hasta 10,000 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, es alcanzar, en el 2017, una producción diaria superior a un millón de barriles.

kgarcia@eleconomista.com.mx