Si bien la desincorporación de activos de las empresas que sean declaradas dominantes en los sectores de telecomunicaciones y radiodifusión es una medida que el Ifetel puede imponer, el órgano regulador buscaría abatir los niveles de concentración en estos mercados sin llegar a ese extremo.

En opinión de la especialista Irene Levy, "no veo que le digan a Televisa vende dos canales o a Telmex le pidan vender su parte local, porque primero van a intentar abatir la concentración vía regulación asimétrica antes de llegar a medidas extremas como la desincorporación".

Y es que de acuerdo con la reforma constitucional en la materia, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) deberá determinar la existencia de agentes económicos preponderantes en los sectores de radiodifusión y de telecomunicaciones antes del próximo 9 de marzo.

Una vez que el órgano regulador declare empresas preponderantes, deberá aplicar una regulación asimétrica consistente en obligaciones específicas en términos de información, oferta, calidad de servicios y acuerdos en exclusiva.

Así como limitaciones al uso de equipos terminales entre redes, regulación especial en tarifas e infraestructuras de red, incluyendo la desagregación de sus elementos esenciales y, en su caso, la separación contable, funcional o estructural de dichos agentes.

En diciembre pasado, el Ifetel notificó a Televisa y a América Móvil, así como a sus subsidiarias Telcel y Telmex, el inicio de un procedimiento de investigación para determinar si son agentes económicos preponderantes en los mercados en los que participan.

Con más de 70% de participación, Televisa es la mayor empresa en el mercado de la televisión abierta en México, en tanto que concentra a las principales empresas de televisión restringida: Sky, Cablevisión, Cablemás y TVI.

Por su parte, América Móvil posee 265 millones de clientes de telefonía celular en América Latina, mientras que en México, a través de su marca Telcel, cuenta con más de 70 millones de clientes en telefonía móvil y con Telmex concentra alrededor de 15 millones de telefonía fija.

"La declaración de preponderancia no indica en absoluto una sanción a las empresas, sino que se trata de una manifestación de hechos en el sentido de que se comprobó que Televisa o Telmex tienen más de 50% de usuarios o de audiencias y que por lo tanto se les declara preponderantes", dijo Levy.

Una vez que se compruebe que estas empresas son preponderantes en los mercados en los que participan serán objeto de una regulación que tienen que acatar sólo ellas, con el fin de evitar que abusen de su poder.

Una vez que se notificó el inicio de investigación, refirió la especialista, las empresas pueden ofrecer las pruebas y argumentos que consideren pertinentes, pero no pueden interponer recursos administrativos.

"La Constitución dice que no habrá ningún tipo de recurso administrativo como el recurso de reconsideración o de revisión, sólo el amparo directo aunque no con suspensión", explicó.

Para la especialista, uno de los retos que enfrenta el Instituto a casi dos meses de que se cumpla el plazo establecido en la Constitución es trabajar en las resoluciones sin el soporte de la ley secundaria.

"Eso implica que, como ya lo está haciendo, el Ifetel se apegue a las leyes vigentes pero cuando salga la ley si ésta no se ajusta a lo que resolvió se corre el riesgo de que se tenga que iniciar nuevamente el procedimiento, con lo cual se abre una puerta a posibles litigios", argumentó.

En opinión de Levy, un eventual retraso en las medidas de competencia de telecomunicaciones que debe tomar el órgano regulador en marzo próximo pudiera significar un aplazamiento en las disposiciones que se tienen que tomar en radiodifusión.

"El artículo segundo transitorio dice que las medidas de competencia para un sector deben aplicarse de manera simultánea a las de radiodifusión o viceversa, por lo que si no se logran aplicar las relacionadas con telecomunicaciones se podría frenar la licitación de cadenas de televisión", advirtió.

Si bien, las acciones tomadas hasta el momento por el Ifetel representan señales positivas en el cumplimiento del mandato constitucional, la tarea es compleja, aseguró.

nlb